Timoshenko, un año entre rejas

El 5 de agosto de 2011, la exjefa de Gobierno ucraniano y líder de la oposición parlamentaria, ingresó en prisión preventiva por sistemáticos desacatos al tribunal que la estaba juzgando por firmar en 2009 contratos gasísticos con Rusia que fueron calificados de onerosos por el actual Ejecutivo del país.

Dos meses más tarde, el tribunal de Pechora (Kiev) emitió sentencia condenatoria contra la opositora, y días antes del Año Nuevo la antaño líder de la Revolución Naranja ucraniana fue trasladada a la prisión de mujeres de la ciudad de Járkiv, en el este del país.

El encarcelamiento de Timoshenko le costó la casi declarada enemistad de Occidente, con la Unión Europea (UE) a la cabeza, al presidente Víctor Yanukóvich y a su Gobierno del Partido de las Regiones.

Kiev está cada vez más alejado de Bruselas y de su anhelo de acercarse a la UE mediante la firma del Acuerdo de Asociación, que beneficiaría a Ucrania mucho más allá de un tratado de libre comercio, cuya negociación concluyó ya hace muchos meses.

Europa, sin embargo, ha condicionado su firma a la libertad de Timoshenko y ha exigido que la líder opositora pueda concurrir a las elecciones legislativas de octubre, algo que se antoja difícil dadas las leyes ucranianas y la negativa de la propia exprimera ministra de pedir el indulto a Yanukóvich.

Esa determinación de no pedir el indulto, tantas veces sugerido por el presidente ucraniano, hace que muchos analistas crean que el encarcelamiento de Timoshenko es lo que más conviene a la propia opositora desde el punto de vista político.

"Yulia Timoshenko hizo todo para que la encarcelaran para hacer de la cárcel su tribuna, porque la voz de un político se escucha mejor desde una celda que desde el Parlamento", dijo a la agencia rusa RIA Novosti Dmitri Vídrin, analista político ucraniano.

Ucrania, mientras tanto, no hace sino cosechar disgustos y nuevos reveses diplomáticos a cuenta de la situación de su prisionera más insigne.

"Si Timoshenko estuviera en libertad las autoridades no tendrían muchos de los problemas internacionales cuyas consecuencias sufren en la actualidad", indicó el director del Centro de Investigaciones Políticas de Kiev, Mijail Pogrebinski.

En mayo, Ucrania se vio obligada a suspender la cumbre de países de Europa Central en Yalta después de que varios líderes manifestaran su negativa a acudir al encuentro.

Un mes después, la Eurocopa 2012 coorganizada por Ucrania se convirtió en otro escaparate de problemas diplomáticos tras la negativa de algunos jefes de Estado y de Gobierno del Viejo Continente a asistir a los partidos de sus selecciones que se celebraban en el país

La propia condenada sigue el espectáculo político que se ha desatado en torno a su figura desde una clínica de Jarkiv, en la que es tratada desde el pasado mes de mayo por médicos alemanes de sus problemas de espalda.

Su delicado estado de salud se ha convertido en un argumento de peso para reiteradas incomparecencias al segundo proceso penal al que se enfrenta la exprimera ministra.

El pasado lunes, el tribunal Kíevski de Járkiv aplazó por sexta vez el juicio en el que la Fiscalía la acusa de causar pérdidas de 3,75 millones de dólares al Estado durante su etapa al frente de la corporación Sistemas Energéticos Unidos de Ucrania (SEUU), a mediados de los años noventa.

Un día antes, sus correligionarios la designaron como cabeza de lista de la coalición Oposición Unida (OU) para las parlamentarias que se celebrarán en octubre.

Todos los analistas coinciden sin embargo que será expulsada de las listas electorales ya en la fase de registro de los partidos para las elecciones, dado que una persona encarcelada no puede concurrir a los comicios según las leyes ucranianas.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.