La Policía rusa impidió que manifestantes quemaran una foto de Putin

Un grupo de personas intentó quemar una foto de Vladímir Putin, pero los efectivos antidisturbios detuvieron con rapidez a los activistas, informó el diario digital Gazeta.ru.

La fuente, que explicó que en la foto Putin aparecía con lágrimas en los ojos tras ganar las elecciones presidenciales de marzo pasado, añadió que "el retrato apenas sufrió daños" por el fuego.

Por su parte, la policía rusa informó de la detención de unos 25 manifestantes que participaron en la protesta no autorizada en el centro de Moscú en defensa del artículo 31 de la Constitución sobre la libertad de reunión.

Entre los detenidos figura el escritor Eduard Limónov, líder de la "Estrategia 31", que consiste en manifestarse todos los días 31 de cada mes en defensa de citado artículo constitucional.

Los manifestantes se concentraron en la céntrica plaza Triumfálnaya, uno de los símbolos del movimiento opositor más radical al Kremlin, junto a la sede del Ministerio de Economía.

Los efectivos antidisturbios pidieron por altavoz a los opositores que se dispersaran ya que su acción no había recibido autorización municipal, pero estos se negaron, tras lo que las fuerzas de orden procedieron a practicar las detenciones.

De poco sirvió que la policía moscovita acordonara como cada día 31 la citada plaza desde primeras horas de la tarde en previsión de posibles incidentes.

Estrategia 31 ha ido perdiendo adeptos desde que la oposición no parlamentaria uniera sus fuerzas para convocar protestas multitudinarias tras las controvertidas elecciones parlamentarias de diciembre pasado.

El pasado 31 de mayo cerca de un centenar de personas, entre ellos el propio Limónov, fueron detenidas por la policía en el mismo lugar.

Putin promulgó a mediados de junio una nueva ley que ha endurecido las multas en caso de violación de las normas en los mítines y actos políticos públicos, y que la oposición ve como una restricción de la libertad de manifestación.

El líder ruso ha promulgado en los últimos dos meses otras polémicas leyes como la que obliga a las ONGs financiadas por el exterior y que se dedican a actividades políticas a registrarse como "agentes extranjeros".

Ambas leyes han sido denunciadas por los países occidentales, pero el Kremlin mantiene que su objetivo es garantizar la estabilidad política y proteger a Rusia de la injerencia exterior.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.