La UE preocupada por las agresiones a activistas de derechos humanos en Rusia.

La UE y Rusia celebraron hoy la decimoquinta ronda de contactos sobre derechos humanos en Bruselas, a la que asistieron altos funcionarios de ambas partes y que, según señaló en un comunicado el Consejo de la UE tras la reunión, transcurrió en un clima "abierto".

En el encuentro, la UE manifestó una serie de preocupaciones relacionadas con aspectos específicos de los derechos humanos en Rusia, y en particular con la "intimidación" a la que se enfrentan los defensores de los derechos humanos para desempeñar su trabajo.

En concreto, puso de relieve la "impunidad" que se da en casos como el de la muerte de la activista chechena Natalia Estemirova en 2009, o el de la periodista Anna Politkóvskaya, asesinada en 2006, así como sobre otros casos similares en los que se han visto implicados defensores de los derechos humanos o abogados en la zona del Cáucaso Norte.

"Ambas partes acordaron aportar más clarificaciones en los casos individuales que son motivo de preocupación", señaló el Consejo de la UE.

El bloque europeo también expresó su inquietud por la situación en Rusia de la libertad de expresión y de los medios de comunicación -también en internet-; los derechos del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales o transexuales (LGTB), o la libertad de religión o creencias.

Por otra parte, abordaron el trabajo de la sociedad civil en Rusia teniendo en cuenta la ley aprobada recientemente en ese país que obliga a las ONG que reciban financiación desde el exterior a inscribirse en un registro de "agentes extranjeros", y a rendir cuentas a través de una auditoría contable anual e informes semestrales sobre su actividad.

También intercambiaron puntos de vista sobre el endurecimiento de las normas sobre libertad de reunión, la restauración de la calumnia como ofensa criminal o el reforzamiento del control del Estado sobre internet, apuntó el Consejo.

Igualmente, discutieron acontecimientos en relación con el Estado de derecho, especialmente sobre la investigación de la muerte del abogado Serguei Magnitsky en 2009, o la reforma de la judicatura y la implementación de sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Como es habitual en estas reuniones, tanto Rusia como la UE exploraron las posibilidades de mejorar su cooperación en foros internacionales como la Asamblea General o el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) o el Consejo de Europa.

A fin de tener en cuenta las opiniones de la sociedad civil en el marco de las discusiones sobre la situación de los derechos humanos en Rusia, los funcionarios europeos se reunieron también con representantes de ONG rusas en Moscú y San Petersburgo a finales de abril, y con organizaciones internacionales en Bruselas a mediados del pasado junio.

El Consejo de la UE indicó que la próxima reunión del mecanismo de diálogo con Rusia sobre derechos humanos tendrá lugar el próximo otoño.

La UE ha propuesto celebrar esa nueva ronda de conversaciones en Moscú, dado que, "hasta ahora, estas consultas se han organizado siempre en la Unión Europea". EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies