Armonía entre Valencia y San Petersburgo

Vicente Martín y Soler es sin duda uno de los músicos valencianos más insignes de la historia. Compositor de más de 30 óperas, tuvo en su época de máximo esplendor tanto éxito o más que su coetáneo Wolfang Amadeus Mozart en la corte vienesa, lo que llevó a la zarina Catalina II a contratar sus servicios. Es precisamente en San Petersburgo donde murió en 1806.

Martín y Soler cosechó grandes éxitos con sus composiciones (sobre todo óperas y ballets) y con las mujeres, pero su estrella se fue apagando, especialmente tras la muerte de su mentora, la zarina, cosa que le llevó a abandonar Rusia. Sin embargo, regresó y se dedicó a la docencia. Tuvo un hijo, Federico, que hizo carrera como pianista también en Rusia. En 1806 murió en San Petersburgo y allí está enterrado en el cementerio de Vasili-Ostrov. Hace casi 30 años, el entonces alcalde de Valencia, Ricard Pérez Casado, reclamó el traslado del insigne músico valenciano a su tierra natal, pero la iniciativa no fructificó.


Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.