Armonía entre Valencia y San Petersburgo

Vicente Martín y Soler es sin duda uno de los músicos valencianos más insignes de la historia. Compositor de más de 30 óperas, tuvo en su época de máximo esplendor tanto éxito o más que su coetáneo Wolfang Amadeus Mozart en la corte vienesa, lo que llevó a la zarina Catalina II a contratar sus servicios. Es precisamente en San Petersburgo donde murió en 1806.

Martín y Soler cosechó grandes éxitos con sus composiciones (sobre todo óperas y ballets) y con las mujeres, pero su estrella se fue apagando, especialmente tras la muerte de su mentora, la zarina, cosa que le llevó a abandonar Rusia. Sin embargo, regresó y se dedicó a la docencia. Tuvo un hijo, Federico, que hizo carrera como pianista también en Rusia. En 1806 murió en San Petersburgo y allí está enterrado en el cementerio de Vasili-Ostrov. Hace casi 30 años, el entonces alcalde de Valencia, Ricard Pérez Casado, reclamó el traslado del insigne músico valenciano a su tierra natal, pero la iniciativa no fructificó.


Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies