Un contrato para los voluntarios

Voluntarios preparan ayuda para la emergencia en Krasnodar. Fuente: Valeri Mélnikov/RIA Novosti

Voluntarios preparan ayuda para la emergencia en Krasnodar. Fuente: Valeri Mélnikov/RIA Novosti

El Senado ruso ha hecho pública una propuesta de ley para que los voluntarios puedan trabajar con un contrato. La propuesta pretende ayudar a que los voluntarios coordinen los términos en los que llevan a cabo su labor con los manejados por las agencias legales y simplificar así el proceso de contabilidad, pero los representantes de las ONGs se muestran escépticos sobre este movimiento.

En general, los miembros de las organizaciones de voluntariado son muy críticos con la idea. “El concepto es que los voluntarios sean individuos actuando en nombre de entidades legales. En otras palabras, los consideran tentáculos de un centro de voluntarios registrado legalmente que los envía a diferentes lugares a su discreción. Esta es una interpretación errónea de lo que significa el movimiento del voluntariado”, afirma Yevguéni Grekov, fundador de una organización no registrada que se llama 'Voluntarios sobre ruedas'. Grekov atribuye la aparición de esta propuesta al “deseo de las autoridades de controlar a todo el mundo y de poner trabas a que los individuos interactúen horizontalmente”.

 

Mitia Aleshkovski, un fotógrafo que estuvo de voluntario en Krimsk, calificó la propuesta de ley de “absolutamente sin sentido”. “Nada podría dificultar más el voluntariado”, afirmó Aleshkovski. “Que se pongan primero de acuerdo entre ellos, el Ministerio de Protección Civil y los sistemas de alarma, y que después vengan a inmiscuirse en cómo se organizan por su cuenta los ciudadanos.

 

La burocracia les sirve solo a los burócratas, no a los que realmente quieren ayudar a otra gente. El borrador de la propuesta habla de la necesidad de cerrar un contrato entre la organización y un voluntario: es sencillamente imposible. Algunos vienen para ayudar solo un día, otros no tienen papeles. La gente cree en nosotros, no en el Estado. Las compañías y los patrocinadores nos llaman a nosotros y no al Estado cuando necesitan ayuda. En el momento en el que el Estado se meta, cualquier buena acción se verá ahogada por el papeleo y los robos”.

 

Artículo redactado con información proveniente de Kommersant y Kommersant radio FM

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.