Se propone la supresión de visados en Moscú

Fuente: Alex Pávlovich.

Fuente: Alex Pávlovich.

Las autoridades rusas están considerando la iniciativa de convertir la ciudad de Moscú en una zona libre de visados. La adopción de esta medida supondría un ingreso adicional de 120.000 millones de rublos para las arcas municipales, según afirman los impulsores de esta idea. Asimismo, los expertos señalan que sería beneficioso para el desarrollo del turismo en la capital, pero es poco probable que los servicios especiales den luz verde a la supresión de visados.

Serguéi Cheremin, jefe del Departamento de Relaciones Económicas Exteriores e Internacionales de la alcaldía capitalina, anunció un plan que se está discutiendo en el seno del gobierno según el cual ciudadanos de otros países podrían permanecer en Moscú sin un visado ruso por un máximo de tres días. Con dicha medida, considera Cheremin, el presupuesto podría incrementarse en 120.000 millones de rublos. Vadim Zelenski, presidente de la Asociación rusa de Viajes de Negocios, calificó la iniciativa de “positiva”.

“La política de visados frena en gran medida el desarrollo del turismo. Si la iniciativa cumple con la legislación y la práctica jurídica, es una idea magnífica y una excelente oportunidad en el ámbito de las relaciones públicas. Muchas personas lo sabrán y, si Moscú le sabe sacar todo el partido, se puede convertir en una campaña de promoción para la capital rusa como lugar donde se da la bienvenida a todo tipo de turistas. Los visitantes, como es natural, traen dinero para gastar y la ciudad va obteniendo ingresos y ganancias en concepto de impuestos”, según dijo Zelenski.

El analista político Dmitri Oreshkin, sin embargo, considera que hacer realidad esta idea sería sumamente difícil.

“Todo esto es muy importante, pues indica que las autoridades han tomado conciencia de que el régimen de visados pone trabas al desarrollo económico. Moscú sólo da la mitad del paso, pero creo que no le permitirán completarlo. No le dará permiso el Ministerio de Asuntos Exteriores, pues le gusta tener todo bajo control. Tampoco lo hará el Servicio de Seguridad Federal, al que le gusta aún más tener todo bajo control. Tenemos que suprimir los visados si queremos incentivar los negocios. Si, por el contrario, queremos conservar nuestra singularidad histórica, que teme enormemente la influencia extranjera, debemos construir un telón de acero, algo que nuestros órganos especiales siguen haciendo por costumbre», dijo Oreshkin.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ya ha afirmado que un régimen de exención de visados para Moscú podría influir negativamente en las negociaciones sobre la exención de visados para Rusia con otros países.

Texto original en Kommersant

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies