La Cámara Pública de Rusia se opone a un polémico proyecto de ley sobre ONGs

La iniciativa, promovida por el partido oficialista Rusia Unida (RU), no se corresponde con las normas de la Constitución y el término "agente extranjero" no está contemplado por la legislación, concluye el dictamen de la CP, según la oficina de prensa del organismo.

El texto del informe, con observaciones de "carácter conceptual", fue enviado hoy al presidente de la Duma o Cámara de Diputados, Serguéi Narishkin.

El proyecto de ley prevé reconocer como "agentes extranjeros" a aquellas ONG que reciban financiación de otros Estados o sus instituciones, organizaciones foráneas o internacionales, o ciudadanos de otros países.

También recibirán este estatus aquellas ONG "que participan en actividades políticas en interés de fuentes extranjeras".

La ley considerará políticamente activas a "las ONG que independientemente de sus fines declarados financien u organicen acciones políticas que persigan influir en la toma de decisiones de instituciones estatales" y participen en la formación de la opinión pública con dicho objetivo.

Los llamados "agentes extranjeros" serán inscritos en un registro "ad hoc", tras lo cual deberán rendir cuentas a través de una auditoría contable anual e informes semestrales sobre sus actividades.

"Además, los medios de comunicación y digitales que publiquen su información deberán indicar que la fuente es una ONG que cumple las funciones de agente extranjero", explicó RU al presentar la iniciativa.

De ser aprobada el proyecto en su actual redacción, las ONG que reciban financiación del exterior deberán inscribirse como "agentes extranjeros" en el plazo de 90 días tras su entrada en vigor so pena de multas o de suspensión de actividades.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha acusado a Estados Unidos de instigar las recientes protestas antigubernamentales en Moscú y otras ciudades rusas para exigir la anulación de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2011, tachadas de fraudulentas por la oposición. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.