Chipre busca combinar ayuda de Europa y Rusia, que ofrece mejores condiciones

"Podemos combinar ambas", subrayó Christofias en un encuentro con periodistas en Nicosia, en el que insistió en que las dos vías son perfectamente compatibles.

Chipre solicitó la pasada semana asistencia financiera a la eurozona para hacer frente a las necesidades de recapitalización de sus bancos, golpeados duramente por su exposición a la crisis griega.

Actualmente, la "troika" formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional analiza las necesidades del país, que algunas fuentes estiman en torno a los 10.000 millones de euros (un 50 % de su PIB).

Al mismo tiempo, el Gobierno de Christofias -que este semestre ocupa la presidencia rotatoria de la UE- está a la espera de una respuesta por parte de Rusia a su solicitud de un préstamo, que se sumaría al crédito de 2.500 millones de euros que Moscú ya le concedió el pasado año.

El presidente chipriota defendió hoy esa postura y subrayó que "no hay nada malo" en buscar ayuda de un país con el que Chipre ha mantenido "tradicionalmente buenas relaciones" y que está dispuesto a dar ayuda "incondicional".

Según Christofias, las condiciones del préstamo ruso podrían ser más livianas que las del europeo, pero rechazó que su Ejecutivo se haya opuesto a recibir ayuda de la zona euro.

"Chipre, como miembro de la Unión Europea, se dirige en busca de asistencia al MEDE y al FEEF (los fondos de rescate de la eurozona) y también a otro país socio", recordó.

Christofias, único presidente comunista de la UE, se mostró contrario a los "prejuicios" contra Rusia y recordó que el país "no es la Unión Soviética".

"No creo que sea un pecado para un país que necesita asistencia financiera el dirigirse a un tercero", insistió. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies