Rusia satisfecha porque no se excluye a nadie de futuro gobierno en Siria

"Hemos logrado que no haya condiciones para el inicio del proceso de transición, que nadie sea excluido. Convencimos (a sus interlocutores) que eso era inaceptable", dijo hoy el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov.

Explicó que su posición se basó en la premisa de que el órgano que dirija el poder debe ser representativo, por lo que debe "incluir al actual Gobierno y a la oposición".

Lavrov detalló que en la negociación de hoy se logró retirar de la declaración aprobada cualquier tentativa de "imponer la naturaleza del proceso de transición" en Siria.

"No queríamos ultimátum (...), las amenazas de que alguien no vendría si se cambiaba una coma del texto no se concretaron", sostuvo.

El representante de Moscú participó hoy en una reunión convocada por el mediador internacional para Siria, Kofi Annan, junto con sus homólogos de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

También participaron en la cita los responsables de Exteriores de Turquía, así como de Kuwait, Irak y Catar, por la región árabe.

Lavrov prometió que Rusia "usará toda su influencia sobre el Gobierno de Damasco" para que se pliegue a los principios contenidos en la declaración aprobada, cuyo objetivo principal e inmediato es que se detenga el conflicto, que en las últimas semanas ha escalado hasta niveles extremos de violencia.

Sin embargo, aseguró que Moscú no sólo está intentando influir en en el Gobierno sirio, sino también "en los distintos grupos de oposición a través de nuestras representaciones diplomáticas en París, Londres, Washington y Ankara".

Agregó que esperaba que el resto de países que se reunieron hoy hagan lo mismo "para garantizar la aplicación del plan de paz (elaborado por Annan)" y "ejerzan presión sobre la parte siria que le corresponda para que se sienten en la mesa de negociaciones a hablar del país en el que quieren vivir".

El ministro ruso también reveló que en una primera versión del documento se establecía que las fuerzas gubernamentales debían ser las primeras en deponer las armas y retirarse de las zonas urbanas.

Señaló que la posición de Rusia a este respecto es que ambas partes esa acción debe cumplirse de forma simultánea. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.