Diputado opositor ruso vende su negocio acorralado por las autoridades

"Me veo obligado a deshacerme de mi negocio familiar en vista de que la compañía fuera de facto hecha trizas por mis opiniones políticas", denunció ante los periodistas el parlamentario que se ha puesto a la cabeza de las multitudinarias protestas contra el Kremlin que vive el país desde diciembre del año pasado.

Gudkov subrayó que la venta de "Oskord", la empresa de seguridad que ha dirigido durante 20 años, a "Ares", una de las mayores compañías del sector radicada en la segunda ciudad de Rusia, San Petersburgo, "se hizo apenas por su valor nominal, por unos kópeks".

"Solo así podemos garantizar los puestos de trabajo a varios miles de trabajadores. Mi familia abandona este negocio definitivamente", apuntó el opositor.

Las estructuras oficiales rusas iniciaron la ofensiva contra la empresa de Gudkov en mayo, apenas unos días después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, asumiera su cargo en el Kremlin.

La policía retiró la licencia a su compañía alegando que él obstaculizó la revisión de los activos, a pesar de que el vídeo de su conversación con los inspectores en la oficina del diputado colocada en internet muestra que no hubo ninguna reclamación por parte de los agentes.

En los últimos meses, Moscú y otras ciudades rusas han sido escenario de mítines multitudinarios para exigir la anulación de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2011, tachadas de fraudulentas por la oposición.

Los opositores cuestionan también la limpieza de los comicios presidenciales del 7 de marzo pasado, que le permitieron a Putin volver al Kremlin, cuya jefatura había ejercido anteriormente (2000-2008).

Las autoridades rusas respondieron a las crecientes manifestaciones populares con la adopción de una serie de enmiendas a la ley de mítines que sancionan con multas draconianas a quienes la infrinjan.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.