Un cuerpo estrictamente confidencial

Fuente: Itar Tass.

Fuente: Itar Tass.

En Rusia, aproximadamente una vez al año, se reabre el debate con respecto a la conveniencia de enterrar o no el cuerpo de Lenin. Pero hay numerosas dudas y cuestiones que hacen que no sea nada fácil zanjar esta cuestión.

¿A quién pertenecen hoy en Rusia los derechos morales y patrimoniales del Mausoleo y el cuerpo de Lenin? ¿Quién es el propietario legal o el heredero de los derechos de autor? En la época soviética, el edificio del mausoleo, junto con sus complejísimos sistemas, se consideraba antes que nada un objeto ultravigilado adscrito a la seguridad del Estado y, como tal, estaba supeditado a los órganos del NKVD y luego del KGB. Más concretamente, a la comandancia del Kremlin. Hasta la muerte de Stalin el cuerpo estuvo registrado formalmente a nombre del Laboratorio, que era parte también del imperio de la Lubianka. Luego el Laboratorio pasó a manos del Ministerio de Sanidad de la URSS.

 

En la actualidad, el Centro de Tecnologías Biomédicas del Instituto de Plantas Aromáticas y Medicinales de Rusia se ocupa de la preservación de la momia. Si las autoridades se deciden a enterrarla, tendrá que resolver miles de cuestiones jurídicas. ¿Quién anulará la montaña de órdenes departamentales y disposiciones, incluidas las resoluciones del gobierno de la URSS? ¿Algún día pasarán todos los documentos a dominio público?

 

 

Construido entre 1924 y 1930, el Mausoleo de Lenin ha acogido durante casi nueve décadas, salvo en breves interrupciones, el cuerpo embalsamado del difunto líder bolchevique. Desde 1953 hasta 1961, el cuerpo de Stalin permaneció a su lado, conservado con la misma tecnología.


Por ejemplo, la orden del 20 de noviembre de 1939, de la cual el Comisario del Pueblo para Asuntos Interiores Lavrenti Beria informaba al jefe del Gobierno soviético Viacheslav  Mólotov: “Conforme a la decisión del Comité Central del Partido Comunista de la URSS sobre la organización de los trabajos de mantenimiento del cuerpo de Vladímir Ilich Lenin, el NKVD de la URSS solicita autorización para adosar un laboratorio al mausoleo que será gestionado por el profesor B. I. Zbarski. El recinto para el laboratorio ya está seleccionado y preparado…”

 

Documentos secretos

 

Los documentos de los funerales de Lenin y la creación del primer mausoleo de madera todavía se conservan, sin que nadie los haya reclamado, en el inventario segundo (secreto) de los archivos nº 16 de la Comisión para la preservación de la memoria de Lenin, ocultos en las entrañas del antiguo archivo central del Partido del Instituto de marxismo-leninismo, en el antiguo Comité Central del PCUS.

 

Este ocultamiento pronto cumplirá 90 años. Han pasado todos los plazos imaginables de confidencialidad previstos por la ley. ¿Por qué no han permitido que se publiquen los documentos? ¿Por qué hasta el día de hoy sigue provocando temblores cuando se habla de enterrar a Lenin? Pues porque en los documentos de esta comisión pueden estar escondidas las fórmulas con la composición secreta del mágico líquido que inventaron para la conservación a perpetuidad del cuerpo de Lenin los profesores Vorobiov y Zbarski. El mismo Zbarski sobre el cual Beria informó al mismísimo  Mólotov.

 

23  de febrero de 1940

Nº 657/b

Sovnarkom / URSS

 

Al camarada  Mólotov,

 

El profesor B. I. Zbarski, que supervisa la preservación del cuerpo de Lenin, informó sobre la necesidad de efectuar trabajos para detener el progreso de algunos cambios observados: la semiapertura de los ojos, la reducción del volumen de las alas de la nariz, así como de la mano izquierda.

 

Al mismo tiempo, el comandante del Kremlin de Moscú dio cuenta de que, durante una inspección ordinaria del cuerpo de V. I. Lenin, se descubrieron desajustes en las costuras de la cabeza y cierto oscurecimiento de la nariz.

 

Para evitar que sigan progresando los cambios detectados, se debe cerrar el mausoleo de Lenin del 1 de marzo al 25 de abril. La NKVD de la URSS solicita permiso para que se lleven a cabo los trabajos de preservación del cuerpo y que se cierre al público el mausoleo entre las fechas indicadas.

 

El comisario del pueblo de Asuntos Interiores de la URSS.

 

Firmado por L. Beria.

 

Han pasado 88 años, pero la composición química del líquido embalsamador sigue siendo secreta. Además de las cuestiones archivo-históricas pueden surgir otras más peliagudas como, por ejemplo, las financieras.

 

¿Significa que el enterramiento de Lenin conducirá a la inmediata revelación de la composición química del líquido, a su privatización, su producción en masa, su venta en farmacias (con y sin receta) o su comercialización en Internet?  La demanda está garantizada.

 

Exportación de la fórmula

 

¿Se puede afirmar sin ambages que alguien ya ostenta la patente del líquido embalsamador de Vorobiov-Zbarski y que su propiedad está registrada? Surge también otra pregunta. Después la Segunda Guerra Mundial, la moda de construir mausoleos y embalsamar los cuerpos de los difuntos líderes devino internacional. Los conocimientos técnicos soviéticos eran solicitados al más alto nivel. Como en el caso del secretario general del Partido Comunista de Bulgaria, Georgi Dimitrov. Finalmente su cuerpo se enterró en 1990. El mausoleo fue demolido nueve años después, las secuencias filmadas del acontecimiento dieron la vuelta al mundo y siguen gozando de mucha demanda en YouTube.

 

También fue embalsamado según la receta soviética el primer presidente de Angola y secretario general del Movimiento Popular de Liberación, Agostinho Neto, pero hace tiempo que fue enterrado porque la solución mágica de los profesores Vorobiov y Zbarski se reveló ineficaz en condiciones africanas.

 

Por su parte, en China y Corea del Norte se embalsamaron los cuerpos de los padres fundadores de sus gobiernos, de los partidos comunistas y de las fuerzas armadas populares y los han mantenido con sumo cuidado en los mausoleos abiertos para la veneración y el culto públicos. No hay que tener demasiada imaginación para entender a quién copiaron la idea.

 

Por lo demás, parece que la política exterior estuviera supeditada a nada más ni menos que a la composición del líquido mágico de Vorobiov-Zbarski. A modo de ejemplo, citaremos un documento:

 

Estrictamente confidencial


Comité Central del PCUS

 

Sobre el estado de los trabajos de mantenimiento del cuerpo de Ho Chi Minh.

 

En la carta del [… ] camarada Serguéi Debov, experto enviado a Vietnam para colaborar con el equipo científico del laboratorio de Hanói, se solicita que se transfieran todos los conocimientos médicos para el mantenimiento del cuerpo de Ho Chi Minh. Además, se prevé que los especialistas soviéticos tendrán que ir una vez cada 6-8 meses en calidad de asesores.

 

La aceptación de esta propuesta, si llegara a ser formulada oficialmente por parte vietnamita, conllevaría la inevitable transmisión de la información relativa al método de embalsamiento, a la composición del líquido y a los procedimientos de su uso, que constituyen secreto de Estado.

 

[…] la transmisión […] es poco oportuna, ya que puede conducir a la pérdida de información confidencial.  Además, el trabajo y  la supervisión del mantenimiento del cuerpo de Ho Chi Minh en el sarcófago es un caso muy singular y requiere vigilancia en presencia de profesionales con probada experiencia. […]

 

En relación a lo expuesto, es deseable que se firme un nuevo contrato con la parte vietnamita, que prevea la estancia en Hanói de médicos especialistas soviéticos a fin que lleven a cabo todos los trabajos relativos a la preservación del cuerpo de Ho Chi Mihn (sin instruir a los especialistas vietnamitas y sin transmitirles información secreta)

 

Solicito su autorización.

 

El ministro de Sanidad de la URSS

 

(Firma) B. Petrovski.

 

Cabe suponer que la discusión en Rusia sobre si enterrar o no el cuerpo de Lenin irrita a los amigos de la región Asia Pacífico. Dado que conservan a perpetuidad el cuerpo del presidente Ho Chi Minh, del Gran Timonel –el presidente Mao–, y del gran líder Kim Il-Sung (y según se dice también del recientemente fallecido Kim Jong-Il), nuestros amigos querían, quieren y querrán ver en pie durante mucho tiempo el mausoleo en la Plaza Roja de Moscú.

 

 

Artículo abreviado, publicado originalmente en Ogoniok

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.