Argentina y Rusia definen la cooperación en temas clave

Reunión del G 20 en México. Fuente: Flickr.

Reunión del G 20 en México. Fuente: Flickr.

La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner y su homólogo ruso, Vladímir Putin, acordaron en el marco de la cumbre del G-20 que se desarrolló en México, definir mecanismos de cooperación integral en el procesamiento de hidrocarburos, el desarrollo de los sistemas de transporte y la integración de proyectos en materia de agroindustria.

La decisión de ambos presidentes tiene como base las intensas negociaciones que se vienen desarrollando en ambas capitales, con la participación de las principales empresas de cada sector.

 

Funcionarios del monopolio estatal ruso del gas, Gazprom, anunciaron en Moscú su disposición a cooperar con la nueva conducción de YPF en la exploración, explotación y distribución del gas natural en la Argentina, así como a operar, en conjunto con YPF, en toda la región del Mercosur.

 

La empresa rusa mostró su interés por participar en la extracción de gas de esquito descubierto en el enorme yacimiento neuquino de Vaca Muerta. Además, existe la intención de trabajar en conjunto en la exploración y explotación de yacimientos off-shore en el mar continental argentino, y de yacimientos en tierra en el territorio ruso.

 

Gazprom ya tiene representación en dos países latinoamericanos: Venezuela y Brasil, aunque todavía no ha logrado resultados significativos en los campos que le han sido asignados. También se encuentra en negociaciones con el gobierno boliviano, para el trabajo conjunto con YPFB en la extracción y distribución del gas.

 

Según informaron fuentes diplomáticas a Rusia Hoy, en breve, representantes de Gazprom se pondrán en contacto con la nueva dirección de YPF para establecer un plan concreto de trabajo.

 

En materia energética, la cooperación en el sector de hidrocarburos no es lo única. Representantes de Rosatom y de empresas argentinas como NASA o INVAP analizan la participación rusa en la construcción de dos nuevas centrales nucleares de nueva generación, que el gobierno argentino ha decidido instalar.

 

En su momento, la cooperación en este campo entre ambos países había logrado interesantes resultados, desde el enriquecimiento de uranio argentino para las centrales en funcionamiento hasta la cooperación en instalaciones de agua pesada en la Argentina.

 

Cooperación en transporte

 

Al mismo ritmo se desarrollan las negociaciones en el tema del transporte. Las autoridades argentinas han propuesto a Ferrocarriles Rusos la participación en la reconstrucción y modernización del sistema ferroviario argentino. En el corto plazo, se prevé la visita a la Argentina de una delegación de especialistas para comenzar in situ las negociaciones tanto con el sector público como con el privado.

 

En el orden del día ferrocarrilero figuran temas tan importantes como la recomposición del Belgrano Cargas, la electrificación de los ramales ahora incluidos en la flamante Agencia de Transporte Metropolitano, la participación en grandes obras como el ferrocarril bioceánico e incluso la participación en la construcción de líneas de transporte subterráneo.

 

Los planes en esta materia incluyen la reapertura de ramales dotándolos de nuevos elementos tecnológicos y rodantes, así como la revitalización de talleres ferroviarios.

 

En cuanto a los temas agroindustriales, se han presentado proyectos destinados a desarrollar la industria cárnica rusa, sobre la base de incorporación de tecnologías y know-how argentino en toda la cadena: desde la crianza de animales de raza hasta la comercialización. Regiones rusas como Riazán o Smolensk manifestaron ya su disposición a recibir delegaciones técnicas argentinas para iniciar los trabajos correspondientes.

 

Un punto que puede ser central en este sector es el establecimiento de una estrecha cooperación en el procesamiento y comercialización de la soja. Argentina, conjuntamente con Brasil, es líder mundial en esta materia. Con el respaldo de la embajada argentina en Rusia se iniciaron negociaciones entre principales grupos empresarios de ambos países en este sentido.

 

En los últimos años, y gracias a una intensa política de acercamiento, la balanza comercial entre Argentina y Rusia ha ascendido desde casi 500 millones de dólares a los 2.000 millones de la actualidad. El acuerdo estratégico suscrito entre el canciller Héctor Timerman y su colega ruso Serguéi Lavrov en 2010 estableció una primera meta de 5.000 millones de dólares en el intercambio, que podrá lograrse en la medida en que se vayan concretando las grandes posibilidades que existen en este campo.

 

Encuentro entre Vladímir Putin y Cristina Kirchner

 

Esta reunión de 40 minutos fue la primera oportunidad en que Cristina se entrevistó con Putin en calidad ambos de presidentes de sus respectivos países. Sin embargo, el encuentro fue precedido por la visita oficial realizada por la presidenta argentina a Rusia en 2008 y la respuesta del entonces presidente ruso Dmitri Medvédiev en su breve visita a la Argentina en 2010.

 

En un hecho inédito, en 2011 visitaron Moscú el canciller Timerman y los ministros de Planificación Julio de Vido y de Agricultura y Ganadería, por ese entonces Julián Domínguez.

 

El presidente Putin invitó a su colega argentina, con ocasión de la nueva cumbre del G-20, que se desarrollará en San Petersburgo en septiembre de 2013, a realizar una visita más profunda a Rusia y a extenderla por varios días. Cristina Fernández de Kirchner, a su vez, invitó a Vladímir Putin a recorrer la Argentina, país que eludiera en noviembre de 2004, cuando asistió a la cumbre de la APEC en Chile.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.