Irán y el 'sexteto' en Moscú

Tras la reunión, Ashton y la cabeza de la delegación iraní, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional del país, Said  Jalili, ofrecieron ruedas de prensa. Fuente: AFP.

Tras la reunión, Ashton y la cabeza de la delegación iraní, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional del país, Said Jalili, ofrecieron ruedas de prensa. Fuente: AFP.

Concluyó ayer la ronda de negociaciones entre Irán y el 'sexteto' (compuesto por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania). Las partes anunciaron que se han dado pasos apra avanzar aunque todavía se mantienen diferencias.

Una delegación de mediadores iraníes y del 'sexteto' (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania) concluyeron ayer una ronda de negociaciones de dos días sobre el programa nuclear iraní.

En el segundo día de negociaciones, realizadas en Moscú,  el 'sexteto' celebró una reunión plenaria con la participación de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Said Jalili. También hubo varios encuentros bilaterales.

Rusia estuvo representada por el viceministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Riabkov. El diplomático informó que la próxima reunión del 'sexteto' ya ha sido acordada y que se reunirán el 3 de julio en Estambul (Turquía).

Tras la reunión, Ashton y la cabeza de la delegación iraní, el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional del país, Said  Jalili, ofrecieron ruedas de prensa por separado.

En una breve rueda de prensa, Ashton declaró: “Por fin, por primera vez, hubo una verdadera discusión sobre la necesidad de entender los detalles técnicos”. Aunque también reconoce que hay “diferencias sustanciales” entre las partes. “Proponemos medidas recíprocas como primeros pasos para reforzar la confianza. Estamos dispuestos a avanzar, estamos dispuestos a acciones concretas en respuesta a las acciones de Irán”, manifestó.

Según declaró la política inglesa, en Estambul los expertos “explicarán a Teherán las propuestas de los mediadores internacionales y después de la reunión rendirán cuentas al sexteto y darán la respuesta a Teherán”.

Por su parte el negociador jefe iraní, Said Jajili, ha señalado también que las conversaciones celebradas en la capital rusa fueron “más explícitas, más serias y más objetivas que las previas rondas de conversaciones entre ambas partes”. En otra parte de sus declaraciones, ha indicado que la generación de confianza, las cooperaciones para la transparencia, la oposición a las armas de destrucción masiva y las cooperaciones nucleares convencionales son los cuatro ejes nucleares enfatizados por Teherán.

“Se pueden desarrollar las colaboraciones acerca de estos cuatro ejes (solamente) cuando se den pasos correspondientes y mutuos, pasos que no vayan contra los derechos de Irán, entre ellos el derecho a enriquecer uranio”, ha subrayado.

Por su parte, el iraní Ali Bagheri, negociador adjunto en las negociaciones y subjefe del Consejo Supremo iraní de Seguridad Nacional, calificó de “constructivas” las dos rondas negociadoras celebradas. Agregó que las consultas “continuarán”.

Al mismo tiempo, abogó por la “transparencia que todas las partes deberían aceptar, dentro y fuera del ámbito nuclear.

“Consideramos ilegal e ilegítima la adopción de resoluciones contra Irán”, declaró Bagheri en Moscú.

A diferencia de la ronda anterior, que se desarrolló en Bagdad y no produjero resultados tangibles en esta ocasión las negociaciones giraron en torno a propuestas concretas.

EE UU y otros países occidentales sospechan que Irán está desarrollando un arma nuclear bajo la cobertura de un programa atómico pacífico. Teherán lo niega rotundamente y afirma que su programa está destinado a cubrir la demanda energética en el país.

Actualmente sobre Teherán pesan cuatro sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, así como sanciones impuestas unilateralmente por EEUU y la Unión Europea.

Según la prensa rusa, durante el encuentro en Moscú, se solicitó a Teherán que redujera cuatro veces el enriquecimiento de uranio en Natanz, y en caso contrario, EE UU rechazará la propuesta de nuevas negociaciones.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.