“No necesitamos ayuda, pedimos colaboración”

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, junto al vicepresidente primero de la CEOE, Arturo Fernández, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, junto al vicepresidente primero de la CEOE, Arturo Fernández, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz.

Moscú es una megalópolis con ansias expansivas. Así justificaba la semana pasada el alcalde de la capital rusa, Serguei Sobianin, su visita a Madrid para reunirse en la patronal (CEOE) con un grupo de empresarios y animarles a participar en el crecimiento de la ciudad. Inmerso en el Plan Maestro de Transporte que iniciara hace dos años para paliar una de las mayores lacras de la ciudad, cuyos 10 millones de habitantes pasan un infierno cada día atascados en la densidad del tráfico, una de las prioridades de Sobianin está en el subsuelo. “Queremos ampliar la red de metro en 150 kilómetros de aquí a tres años, con una inversión de hasta 5.000 millones de rublos (125 millones de euros) al año”. No es ninguna casualidad que el alcalde de Moscú, poco dado a los viajes oficiales, haya recalado en Madrid: “Si comparo su metro con el de Moscú, enseguida me doy cuenta de que aún estamos atrasados”, reconoció a los empresarios, y extendió su oferta al transporte público por carretera: “Ustedes tienen algunas de las mejores compañías del mundo en este sector, les invito a que participen en nuestro concurso”.

Del Moscú industrial al Moscú habitable

El otro pilar del ambicioso plan de Sobianin para situar la ciudad en la liga de las grandes metrópolis mundiales comprende el centro, ahora invadido por fábricas. “El 20% del centro de Moscú son zonas industriales, queremos reorganizar el 10% como viviendas, en total, un millón y medio de metros cuadrados”, apuntó el alcalde, que añadió: “Otra de nuestras prioridades para el centro es levantar parques tecnológicos, muchos centrados en soluciones ecológicas”. Sobianin no habló aquí de cifras, directamente, dio carta blanca a los empresarios: “Tenemos un frente ilimitado de inversores”.

Las infraestructuras también están entre las prioridades del regidor moscovita, en especial la red de aguas. “Tenemos grandes programas de inversión para ampliar la red y mejorar la tecnología, como la implantación de una estación de purificación por medio de rayos ultravioleta”. Sobianin animó a la patronal de empresas constructoras españolas, SEOPAN, y a la compañía Iberdrola a participar en “un proyecto con muchas posibilidades”, que incluye la suplantación de las subestructuras convencionales por otras más compactas. En  Skólkovo, la ciudad tecnológica que muchos definen como la Silicon Valley rusa, ya han implantado modernas estaciones bajo tierra para abastecer al sinfín de oficinas que alberga. “Los grupos ecologistas nos han dado su beneplácito, así que nuestra intención es sustituir todas”, dijo el alcalde dirigiéndose a los representantes de SEOPAN e Iberdrola, y aprovechó para lanzar un guante: “El tratamiento de residuos también es vital para una ciudad como Moscú, por eso en los próximos meses queremos contratar a una empresa; anímense a participar”.

La puerta del Ayuntamiento, abierta a los empresarios

El turismo es otro de los sectores clave que Sobianin quiere potenciar, en una ciudad que en lo que va de 2012 ha recibido ya a cuatro millones de turistas. “Cada año vuelan un millón de moscovitas a Madrid”, apuntó Sobianin para enfatizar las posibilidades de colaboración entre las dos capitales. Una vez más con la vista puesta en las empresas constructoras, el alcalde informó de que la ciudad necesita levantar más hoteles de tres estrellas. “Lo mejor es que vengan a Moscú y vean las posibilidades”, ofreció, e invitó a los empresarios a hablar directamente con el Ayuntamiento y las empresas locales.

Sobianin explicó que el mayor obstáculo a la hora de participar en proyectos de la capital rusa son los intermediarios. “Les recomiendo que negocien directamente con el Ayuntamiento, muchas empresas españolas trabajan con intermediarios que terminan llevándose gran parte del beneficio”. El alcalde aludió a los grandes avances en la legislación e concesiones y colaboraciones público/privadas. “Las condiciones financieras son sencillas, directamente garantizamos la financiación con compañías bancarias”, y añadió: “ante el volumen de proyectos que tenemos por delante, no basta con el dinero del Estado, tenemos que buscar también financiación internacional”.

Tras el encuentro con empresarios españoles, el alcalde y la delegación rusa recorrieron algunos puntos clave de Madrid, como la faraónica obra del Parque del Manzanares, y más tarde Sobianin se reunió con la alcaldesa capitalina, Ana Botella, en la que ambos se comprometieron a desarrollar las relaciones de ambas ciudades en diferentes áreas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.