Lavrov acusa a Washington de enviar armas a la oposición siria

Teherán, 13 jun (EFE).- El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, acusó hoy a Estados Unidos de enviar armas a los grupos de oposición sirios y volvió a sugerir que su país no aceptará una intervención militar en Siria similar a la que propició la caída de Muamar Gadafi en Libia.

Lavrov respondía así a su homóloga norteamericana, Hillary Clinton, que el martes acusó a Moscú de enviar helicópteros de combate y otro tipo de armas al régimen que preside Bachar al Asad y de mentir a este respecto.

Pocas horas después de la acusación de Lavrov, la jefa de la diplomacia norteamericana insistió en que Rusia arma al Gobierno sirio y rechazó que proporcione armamento a los opositores.

"Nosotros no hemos entregado ningún arma en contra de las leyes internacionales a Siria, al contrario que EEUU que envía armas a los opositores del régimen sirio, que lo pueden utilizar en contra del gobierno de Siria", afirmó el ministro ruso en Teherán.

"Hemos ya anunciado varias veces que nuestra posición no esta relacionada con el apoyo Bachar al Asad o cualquiera otro. Lo que no queremos es ver como Siria se desintegra", agregó el canciller ruso, según la televisión iraní.

La visita de Lavrov se produce escasos días después de que Rusia propusiera celebrar una reunión internacional sobre Siria con la participación de Irán, país que mantiene una alianza estratégica con el régimen sirio desde 1987.

La idea Rusia fue rechazada de plano por Estados Unidos, país que cree que el régimen de los ayatolá apoya la represión siria y no está interesado en desempeñar ningún papel constructivo para la crisis.

En la misma línea que Lavrov se expresó el jefe de la diplomacia iraní, quien insistió en que la solución en Siria debe ser "solamente siria, sin injerencia externa".

Lavrov llegó esta mañana a Teherán en una breve visita cuyo objetivo declarado era preparar la nueva ronda de negociaciones nucleares entre Irán y el 5+1 -integrado por los países miembro permanente del Consejo de Seguridad más Alemania- previstas para el 17 y 18 de junio en Moscú.

A este respecto, el canciller ruso insistió en que su país se opone a cualquier medida unilateral, en aparente alusión a la nuevas sanciones de la UE y Estados Unidos que entrarán en vigor a partir del próximo julio.

"Los iraníes están interesados en alcanzar una solución que contribuya a cerrar el expediente nuclear. (El próximo) encuentro nos ayudará a prepararnos mejor para las negociaciones con el 5+1", señaló sin entrar en detalles.

"Nuestra posición acerca de las sanciones unilaterales en clara. Nos oponemos a cualquier sanción unilateral. Las sanciones unilaterales de otros nunca tendrán un resultado positivo o constructivo", agregó Lavrov, citado por la televisión estatal PressTV.

Salehí, por su parte, dijo ser "optimista" pese al escaso avance de las citas anteriores, en Estambul y Bagdad, y reiteró que es un tema complejo que necesita paciencia.

Diversos países, con EEUU a la cabeza, acusan a Irán de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de naturaleza clandestina y ambiciones bélicas cuyo objetivo sería la adquisición de armamento nuclear, alegación que Teherán rechaza.

Al parecer, el régimen iraní podría estar dispuesto a abandonar la producción de uranio al 20 por ciento si el 5+1 reconoce su derecho a enriquecer hasta ese porcentaje y si se le suministra el combustible atómico desde el exterior.

Los iraníes exigen al mismo tiempo el levantamiento de las sanciones internacionales, en especial las que EEUU y la UE mantienen sobre su industria petrolera y su sistema financiero. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.