El jefe policial ruso acusado de amenazar a periodista opositor se disculpa

Moscú, 14 jun (EFE).- El jefe del Comité de Instrucción (CI) de Rusia, Alexandr Bastrikin, acusado de amenazar de muerte a un periodista opositor, pidió hoy disculpas por lo que calificó de "trastorno emocional", excusas que fueron aceptadas por el bisemanario "Novaya Gazeta" en el que trabaja el informador.


Las disculpas del jefe del CI, organismo con funciones similares a las de FBI de Estados Unidos, fueron aceptadas por Murátov, quien dio por zanjado el escándalo.

"Para mí, la agenda se ha cumplido. El conflicto está superado", dijo el director de "Nóvaya Gazeta" al término de la reunión.

El pasado miércoles, Murátov publicó una carta abierta a Bastrikin en la que denunció que éste había secuestrado y amenazado de muerte al jefe del departamento de investigaciones periodísticas de "Nóvaya Gazeta", Serguéi Sokolov, quien tuvo que abandonar el país.

En su misiva, Murátov exigió garantías de seguridad para Sokolov y los demás periodistas del bisemanario opositor.
Según "Nóvaya Gazeta", Sokolov fue amenazado de muerte tras publicar un artículo en el que acusaba a la policía de dar carpetazo a una matanza en la región sureña de Krasnodar en 2010.

Sokolov criticó con dureza la suave condena -una multa- que recibió uno de los implicados en aquel crimen, que se cobró la vida de 12 personas y conmocionó a la sociedad rusa por su brutalidad.

El artículo aludía a la implicación de la policía en los hechos calificados de venganza de un clan mafioso local por la investigación.

Pero Bastrikin negó rotundamente haber llevado, junto a sus guardaespaldas, a Sokolov a un bosque para amenazarle de muerte.

"En mi vida pude imaginarme que los periodistas y la redacción de 'Nóvaya Gazeta' llegarían a mentir directamente", dijo en una entrevista publicada hoy por el diario "Izvestia".

En la reunión de hoy, Bastrikin admitió que sufrió un "trastorno emocional" durante una reunión en Nalchik, la capital de la república norcaucásica de Kabardino-Balkaria, a la que había invitado a Sokolov y de la que lo expulsó con improperios.

"Bastrikin reconoció que tras el vuelo de regreso se detuvieron en el camino del aeropuerto a Moscú", dijo a Efe Nadezhda Prosenkova, portavoz de "Nóvaya Gazeta".

En cualquier caso, Murátov aseguró hoy, después de dar por terminado el conflicto, que "ya nada amenaza la seguridad de Sokolov".EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

This website uses cookies. Click here to find out more.

Accept cookies