Arranca como un ciclón

Jugadores rusos celebran el gol que decidió el partido, el tercero, de Dzagoev. Foto: UEFA.com.

Jugadores rusos celebran el gol que decidió el partido, el tercero, de Dzagoev. Foto: UEFA.com.

Pareciera un déjà vu. Los nombres son básicamente los mismos, solo que con cuatro inviernos más a sus espaldas. Fue sonar el silbato, comenzar la Eurocopa y Rusia se sacudió las dudas que su juego había levantado en los últimos meses, por no decir años. La selección recordó de repente al equipo dinámico que sorprendió y encandiló en la pasada edición, en 2008. 4-1 ante República Checa en el partido debut: el camino a cuartos de final allanado y, sobre todo, el juego que vuelve a ilusionar.

Rusia no se guardó nada, arrancó el partido ya como un ciclón, llegando por las bandas, creando ocasiones a cada cual más clara. En esas, Alan Dzagoev, el joven volante del CSKA, abrió el marcador en el minuto 15 tras culminar una cabalgada de Zyrianov por la banda derecha.  El tanto no calmó el ciclón ruso, que continuó la carga, rondando el gol en cada ataque. Un pase al hueco de Arshavin mal achicado por la defensa checa (dormida como casi todo el partido) permitió a Roman Shirokov ampliar distancias en el minuto 24. Fue por momentos un festival. El pobre Petr Cech, portero checo y estrella del Chelsea campeón de Europa, no dio abasto en esos primeros 45 minutos, que se cerraron con 2-0, aunque pudieron haber caído más goles.

Rusia siguió perdonando en la reanudación, sobre todo Kerzhakov, delantero del Zenith, negado todo el partido y finalmente sustituido por Pavlyuchenko en el 73’. Así se complicó un poco la vida la selección de Advocaat, especialmente cuando la República Checa acortó distancias (2-1) en el 51’ por mediación de Pilar. Pero Rusia no estaba para bromas. En apenas 6 minutos Dzagoev (78’) y el recién entrado Pavlyuchenko (84’) despejaron dudas con sendos golazos. El marcador 4-1 final, aunque abultado, hace honor a lo visto sobre el césped del estadio municipal de Breslavia.




Jugadores rusos celebran el gol que decidió el partido, el tercero, de Dzagoev. Foto: UEFA.com.

"Marcar cuatro goles a un equipo como República Checa es fantástico. Y pudieron ser más, porque tuvimos muchas ocasiones. Estamos satisfechos con el resultado y sobre todo el juego. Sin embargo, es únicamente el inicio del torneo. Ganar el primer partido es importante, pero es sólo eso, el primer partido. No se pueden sacar conclusiones definitivas, nos queda todo por delante", declaró el seleccionador ruso Dick Advocaat, prudente como de costumbre. El capitán, Andrei Arshavin, que cuajó una actuación notable pese a no marcar, no escatimó elogios: “Exceptuando los 10 primeros minutos de cada parte, hicimos lo que quisimos con ellos. Alan (Dzagoev) hizo una gran partido y lo sabe, aunque joven es ya un jugador maduro”.

Rusia se acuesta como líder destacado del grupo A y con la clasificación hacia cuartos de final encarrilada, especialmente tras el empate en el otro partido del grupo, entre Grecia y Polonia (1-1). El próximo encuentro será el martes día 12, 20:45h CET, ante la anfitriona Polonia en la capital Varsovia. Miles de aficionados rusos se desplazaron hasta Breslavia para seguir en directo el debut de su selección (la previsión más optimista apunta hasta 50.000), algunos de ellos en los trenes ex profeso fletados para la ocasión desde la estación de Belaruskaya (Moscú).

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies