En 2018 se juega en casa

Dibujo de Niyaz Karim

Dibujo de Niyaz Karim

Los Mundiales de fútbol de 2018 serán solo uno de los numerosos actos deportivos de alto nivel que se celebrarán en Rusia en los próximos años.

Lo primero que los rusos oyeron acerca de los Mundiales de 2018 fue lo siguiente: “Rusia será campeona del mundo”. Ese fue el eslogan de la campaña de Serguéi Fursenko para un puesto directivo en la Unión del Fútbol de Rusia hace dos años y medio. El eslogan era, como poco, curioso. Cuando se le ocurrió, Rusia acababa de quedarse sin la Copa del Mundo en 2010 y no encontró ninguna competencia cuando se presentó al cargo. En otras palabras, no le hacía ninguna falta una frase tan osada para obtener este puesto. A pesar de todo, el exdirectivo de la filial de Gazprom y expresidente del actual campeón de Rusia, el Zenit de San Petersburgo, está llevando a cabo una campaña política, y disfruta haciendo afirmaciones tan provocadoras. Se negó a decir “queremos ser”, y optó por “seremos”, haciendo caso omiso de las críticas. Su respuesta fue: “si no luchas por conseguir lo imposible, no lograrás conseguir lo posible”. A Fursenko no le puede importar menos el hecho de que haya una buena cantidad de gente que se burla de él y de su eslogan: a él le encanta repetirlo.

 

Por lo que respecta a los Mundiales, Rusia ya se ha anotado un tanto. Aunque en lo deportivo todavía queda un buen trecho que recorrer, Rusia fue nombrada país anfitrión por la FIFA a finales del 2010, venciendo a Inglaterra, a España y Portugal y a Bélgica y Holanda. Esa gran victoria puede ser atribuida, sin ningún tipo de duda, a que ha aprendido de los errores del pasado. Por ejemplo, Rusia fracasó cuando intentó presentar campos de juego adecuados para la Eurocopa de este año, y Polonia y Ucrania fueron elegidas anfitrionas en 2008, de modo que se les concedió el honor de alojar el torneo más importante de Europa. La frustración en Moscú era palpable, y solo era cuestión de tiempo que los rusos tratasen otra vez de conseguirlo. Encontrar apoyo nunca ha sido un problema en Rusia, un país de apasionados del deporte: hay un fuerte lobby que lo respalda en el Kremlin, y Vladímir Putin es famoso por predicar las virtudes de un estilo de vida saludable y denostar vicios como el alcohol, el tabaco y la falta de ejercicio, que han minado la salud de muchos de sus compatriotas. Es típico que en Rusia los deportistas profesionales sean utilizados como ejemplo con estos mismos fines. Y por si esto fuera poco, Rusia quiere utilizar esta competición para proyectar una imagen positiva en el extranjero.

 

No se ha reparado en gastos. El Ministerio de Deporte ha calculado que las inversiones que se necesitan para los Mundiales son de 15.800 millones de euros, 6.000 de los cuales serán empleados para proyectos de ensanchamiento de calles, y otros 3.000 para renovación de estadios. En abril, la FIFA nombró una comisión para determinar cuáles serán los emplazamientos de los partidos, cuyo número será reducido de 13 a 11 en septiembre. En la actualidad, se planea que los partidos tengan como sede Moscú, San Petersburgo, Kazán y Sochi.

 

El estadio Luzhniki de Moscú albergó la final de la Champions League de 2008, y se cree que será el lugar donde se celebren tanto el partido inaugural como la final. Su capacidad máxima se ha aumentado de 78.000 a 89.000 plazas, bajando el terreno de juego para instalar más filas de asientos. Las remodelaciones del estadio del Spartak de Moscú, que quedó segundo en la liga rusa de este año, y la del estadio del Dinamo se completarán en 2015 y 2016 respectivamente. Ambos proyectos son financiados por los principales patrocinadores, Lukoil y WTB. En San Petersburgo, se construirá un campo completamente nuevo para el Zenit, que podrá albergar a 69.000 espectadores; tras varios retrasos, deberá estar listo en 2014. También hay proyectos de construcción en curso en Kazán y Sochi. El recientemente renovado Central Stadium de Yekaterinburgo podría ser ampliado con bloques móviles para los Mundiales. Todos los demás estadios están en estos momentos en fase de proyecto.

 

Los Mundiales de 2018 serán solo uno de los numerosos actos deportivos de alto nivel que se celebrarán en Rusia en los próximos años. Kazán acogerá los Juegos Universitarios Mundiales en 2013. Sochi será la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno, y de la primera competición de Fórmula 1 en Rusia en 2014. También los Campeonatos Mundiales de Hockey se celebrarán en Moscú y San Petersburgo en 2016.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies