Putin defiende la aprobación de nuevas leyes contra las protestas opositoras

"Lo único que debemos hacer es trasladar a nuestra legislación las normas del derecho europeo que se aplican en muchos países para la regulación de acciones de ese tipo", afirmó Putin en rueda de prensa en el Palacio de Constantino de San Petersburgo.

Putin subrayó que "esas normas son democráticas, pero al mismo tiempo crearon un sistema concreto de celebración de acciones masivas".

"Nosotros adoptamos medidas administrativas contra los que infringen las reglas durante las acciones masivas. Por lo que yo sé, a día de hoy todos ellos están en libertad y, por lo visto, se preparan para otras acciones de protesta. Esto es normal", dijo.

Putin aludía a la reforma del código de infracciones administrativas planteada por el partido oficialista Rusia Unida tras la multitudinaria manifestación opositora del pasado 6 de mayo, que derivó en enfrentamientos con la policía y terminó con más de 400 detenidos.

El presidente de la Duma o Cámara de Diputados, Serguéi Narishkin, adelantó hoy que la nueva ley será aprobada mañana, martes, es decir, antes de la próxima protesta multitudinaria de la oposición prevista para el 12 de junio.

"Quiero subrayar que el fin de la ley es incrementar la seguridad de nuestros ciudadanos. Esto es lo que demanda la sociedad, es una exigencia de nuestro tiempo", dijo Narishkin.

Los diputados oficialistas ya han adelantado que la ley podría entrar en vigor esta misma semana, si el proyecto es aprobado también por el Senado y, seguidamente, promulgado por el propio presidente.

En cambio, el jefe del Consejo de Derechos Humanos adscrito al Kremlin, Mijaíl Fedótov, ha pedido al jefe de la Duma que aplace la sesión y reanude el debate para la introducción de nuevas enmiendas.

"Hemos llamado la atención sobre las contradicciones del proyecto. En una serie de puntos viola la Constitución, las obligaciones de Rusia, el código penal y le legislación laboral", indicó.

Recientemente, ya fueron aprobadas en primera lectura unas multas de hasta 1,5 millones de rublos (50.000 dólares) para los organizadores y de hasta un millón (33.000 dólares) para los participantes que incumplan las normas de los mítines.

La oposición considera que la ley pretende acallar el ánimo contestatario en la sociedad rusa, escenario desde diciembre pasado de las mayores protestas contra el Gobierno desde la caída de la Unión Soviética en 1991.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.