En ruso se llaman Velonoch, en español Bicinoches

Las bicicletadas culturales nocturnas, ideadas por Serguéi Nikitin, profesor universitario y fundador del proyecto Moskultprog, son eventos culturales con una característica muy peculiar: cada marcha recorre un trazado único, estudiado para esa ocasión y que no se repetirá jamás.

Miles de apasionados de las dos ruedas se han inscrito ya en la próxima Bicinoche moscovita, que tendrá lugar la noche del 2 al 3 de junio y cuyo tema conductor será este año la Guerra Patriótica de 1812 y los modernos paisajes arquitectónicos del de Moscú.

La sexta edición de Bicinoche tuvo lugar  en Moscú; en 2010, desembarcó en Roma. Volvió a Rusia en 2011 con dos citas: Moscú y San Petersburgo, para después volver a abandonar el país y llegar a Nueva York. A mediados de julio de 2012 habrá una nueva Bicinoche peterburguesa y a finales de julio le tocará el turno a Londres.

Se trata de un verdadero éxito internacional: hay muchos países en el mundo deseosos de acoger esta iniciativa, confiesa Serguéi Nikitin, que nos cuenta cómo nació el proyecto.

Las 'Bicinoches' forman parte de un proyecto mucho más amplio, el Moskultprog ¿De qué se trata?

Moskultprog significa 'Paseos culturales moscovitas' y nació como proyecto en 1997. Yo todavía estudiaba en la universidad y empecé a pasear por la ciudad, al principio yo solo, después con grupos de amigos, siempre más y más numerosos. De aquellos paseos nació el proyecto.

Este año, Moskultprog cumple 15 años. Nuestras iniciativas, paseos nocturnos en bici, pero también conferencias, seminarios, exposiciones, tienen una importante característica común: son únicas, todas diferentes en fondo y forma y no se repiten nunca.

Los eventos que organizamos son 'reclamos estéticos', que surgen de mi deseo de 'hacer disfrutar de la arquitectura', de enseñar a ver y a sentir lo que nos rodea, con la ayuda de expertos e investigadores.

En 15 años hemos celebrado centenares de eventos en Moscú, en San Petersburgo y en otras muchas ciudades de Rusia, Ucrania e Italia. Con Bicinoche, el año pasado, desembarcamos al otro lado del charco.

¿Cómo surgió la idea de organizar marchas ciclistas nocturnas?

En 1997 en Ucrania, paseando por Leopoli, donde me encontraba para realizar mi proyecto de fin de carrera, de di cuenta de que también las fachadas de edificios aparentemente anónimos y mudos, en realidad, nos hablan con su belleza. En ese momento empecé a imaginar un teatro de arquitectura donde los propios edificios de las ciudades, los expertos que los estudian y quienes participan en nuestros paseos fuesen los verdaderos protagonistas.

Después, en Moscú empecé a usar la bicicleta, de día como medio de transporte, y de noche para relajarme. Pedaleando a oscuras, percibí la naturaleza paradójica y romántica de la noche, su alma teatral, que ayuda a que encontremos historias de personajes, incluso si nos son desconocidos. Y esto despertó en mí la idea del 'teatro de arquitectura'. Así nació en 2007 la primera Bicinoche moscovita que desde entonces es una cita anual fijada, una marcha ciclista nocturna que hoy reúne a miles de personas y que termina, como todas las Bicinoches, con un gran pic-nic al amanecer del siguiente día.  

Después organizamos lo mismo en San Petersburgo y la primera Bicinoche internacional en Roma, en 2010. El año pasado repetimos la experiencia en Nueva York y a finales de julio, a un mes de las Olimpiadas, nos espera el East End de Londres, sede de la Villa Olímpica y terreno desconocido para muchos londinenses.

¿Existen eventos análogos en otros países?

Bicinoche es un proyecto totalmente original y está patentado. Muchas ciudades de todo el mundo nos piden permiso para realizar iniciativas similares. En otras ciudades, como Viena, París, Berlín o Milán, nos invitan directamente.

Y es precisamente el hecho de haber recibido el reconocimiento de pueblos con diferentes culturas lo que, tras 15 años de trabajo, nos ha ayudado a entender cuál es la verdadera misión de nuestro proyecto: es un conjunto de esfuerzo pedagógico, científico y social que nos lleva a realizar 'milagros urbanos', a crear varios Taj Mahal, más mentales que reales, incluso en situaciones de absoluto vacío, trabajando con escenografías y juegos de luz.

¿Cómo se estructura un Bicinoche? ¿Qué hay que hacer para participar? ¿Cuánto cuesta?

Participar en nuestras iniciativas, incluida Bicinoche, no conlleva costes de inscripción, basta con registrarse en nuestra página web y un par de días antes del evento se reciben por email el lugar y la hora de partida.

Como todas nuestras iniciativas, cada Bicinoche es un evento único, tanto por sus diversos contenidos culturales como por su estilo.

Es un recorrido nocturno en bicicleta, que consta de varias paradas, cada una de las cuales supone un importante momento de diálogo sobre diversos temas, guiado por expertos. Cada parada tiene una voz propia, que no es la de un guía, que es una palabra que no nos gusta.


Los que acompañan a los participantes en el recorrido son historiadores, científicos que hablan de problemas actuales, que dicen lo que piensan sin habérselo aprendido de memoria, y transmiten así la fascinación del verdadero pensamiento. Para los participantes, esta es una ocasión única de ver y de escuchar a un investigador durante su proceso de trabajo.

¿Cómo se escuchan estas narraciones?

Las retransmitimos en un canal de radio FM, en una o más lenguas. En Moscú este año utilizaremos el ruso y el inglés. Cada participante debe llevar consigo una radio, auriculares y, por supuesto, una bicicleta.

¿Cómo dais publicidad a vuestros eventos?

En todas partes, el panorama cultural está plagado de una enorme cantidad de iniciativas. Y es preciso ser verdaderamente originales con las propuestas para sobresalir, hay que formularlas bien y llamar la atención con algo que sea extraordinario e irrepetible.


Para darnos publicidad nos basamos principalmente en la opinión pública, en el boca a boca, que,  en muchos sectores, es hoy la única arma verdadera para la divulgación.

¿Cuáles son las novedades que nos reservan las próximas Bicinoches?

En Londres, en colaboración con Guzzini, un helicóptero especial iluminará algunos edificios que mostraremos durante el recorrido y que ninguno había pensado jamás en iluminar.

Para el año que viene ya estamos trabajando con coreógrafos de danza contemporánea, para incluir en las Bicinoches también grandes performances.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies