EEUU espera que Rusia cambie su postura sobre Siria tras la masacre de Hula

Los portavoces de la Casa Blanca, Jay Carney, y del Departamento de Estado, Victoria Nuland, coincidieron en sus ruedas de prensa diarias en señalar que el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, es el "responsable" de la matanza de Hula, que causó 108 muertos, entre ellos decenas de niños.

Esa masacre "es un testimonio horrendo de la depravación del régimen", subrayó Carney al recordar que Estados Unidos considera "esencial" una transición política en Siria.

"Apoyamos el plan" de paz del enviado especial de la ONU para Siria, Kofi Annan, "aunque seguimos siendo escépticos sobre la voluntad de Asad para cumplirlo", dijo el portavoz del presidente de EEUU, Barack Obama.

El subsecretario general de la ONU para las Operaciones de Paz, Hervé Ladsous, afirmó hoy que la matanza en Hula lleva el sello de Damasco, pero reconoció que la milicia pro gubernamental Shabiha es "probablemente" responsable de buena parte de las 108 muertes de civiles registradas.

En un movimiento coordinado para protestar por esa masacre, las potencias occidentales decidieron hoy aumentar la presión diplomática sobre el régimen de Asad con la expulsión de diplomáticos sirios de su territorio.

Estados Unidos expulsó al encargado de negocios sirio en Washington, Jabbour Zuheir, quien tiene 72 horas para abandonar el país, según informó el Departamento de Estado.

Nuland, portavoz de ese departamento, dio la bienvenida a que Rusia haya pedido "una investigación imparcial" de la matanza.

"Desde esa perspectiva, ¿éste va a ser un punto de inflexión en el pensamiento ruso? Esperamos que sí", afirmó Nuland.

Hasta ahora Rusia se ha opuesto tajantemente a la salida de Asad y es uno de los países más reticentes a adoptar sanciones contra Siria.

Por su parte, Carney reiteró que la Casa Blanca se opone a una intervención militar en Siria, así como a armar a la oposición.

"La acción militar es siempre una opción. En este caso no hemos eliminado ninguna de las opciones sobre la mesa, pero no creemos que una mayor militarización de la situación en Siria sea lo correcto", argumentó el portavoz.

Estados Unidos considera que una intervención militar en Siria "llevaría a un caos mayor, a una mayor carnicería", según Carney.

"Vamos a seguir trabajando con el Consejo de Seguridad y con una coalición más amplia de los 'Amigos de Siria' para ejercer presión sobre el régimen de Asad y evaluar nuevas medidas en caso de ser necesario", agregó. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies