El nuevo gobierno de Medvédev

Fuente: Itar Tass.

Fuente: Itar Tass.

El pasado 21 de mayo Dmitri Medvédev, nuevo Primer Ministro presentó a los componentes del gobierno. Algunos expertos consideran que es resultado de un compromiso político y que es poco probable que inicie un proceso de reformas importante.

Antes de ser nombrado primer ministro, Dmitri Medvédev prometió que renovaría la composición del Gobierno en un 80%.

Y cumplió con su palabra. Pero los expertos aseguran que el nuevo gabinete difícilmente protagonizará el proceso de toma de decisiones, que se emitirán por el Kremlin. El nuevo Gobierno, formado el pasado 21 de mayo, es resultado de un compromiso político y es poco probable que inicie un proceso de reformas importante, señala Alexéi Makarkin, vicepresidente del Centro de Ingeniería Política.

El presidente del mismo centro, Ígor Bunin, dice: “No es un gobierno tecnócrata cuya misión principal sea llevar a cabo reformas. Además, dependerá más del Presidente que el gobierno anterior”.

Intrigas palaciegas

El nuevo gabinete de ministros cuenta con funcionarios promovidos por el Primer Ministro, por el Presidente y funcionarios independientes que son, según los expertos, profesionales y leales. Muchos de ellos han trabajado hasta ahora como viceministros: Verónica Skvortsova, Maxim Topilin, Denís Manturov, Dmitri Livánov, Serguéi Donskoi y Alexánder Novak. “La ventaja de estos ministros consiste en que no deberán adaptarse al trabajo específico en la administración pública: has sido viceministros y conocen de sobra cómo funcionan los ministerios”, comenta Makarkin.

Los politólogos mencionan entre los protegidos de Vladimir Putin al titular de Defensa, Anatoli Serdiukov, al de Finanzas, Antón Siluánov y al de Desarrollo Económico, Andrei Beloúsov. “Putin conserva el control sobre los militares y el bloque económico del gobierno”, analiza Bunin: “Son los ministros que le permiten controlar desde dentro las principales decisiones del gabinete, especialmente las económicas”.

Mientras tanto, los expertos califican como un triunfo político de Dmitri Medvédev su nombramiento, frente al viceprimer ministro Vladislav Surkov, que encabezará la administración de gubernamental.

Otro éxito de Dmitri Medvédev, según los expertos, es el nombramiento de Arkadi Dvorkóvich, exasesor del Presidente que ocupa el cargo de viceprimer ministro y se encargará de todos los sectores económicos incluidos transporte, energía y agricultura. “Dvorkóvich obtuvo unas competencias muy amplias. Antes las desempeñaban varias personas, entre ellas Ígor Sechin”, indicó Makarkin.

Demasiados expertos

Los politólogos señalan que los titulares de Finanzas y Desarrollo Económico continuarán con la misma política y con las reformas de sus respectivos ministerios.

El ministro de Finanzas, Antón Siluánov, mantuvo su cartera. Era lo esperado, ya que es un profesional y además “un experto en materia de finanzas regionales. Hoy en día el equilibrio de competencias a todos los niveles y la elaboración de los presupuestos municipales es una cuestión   candente para Rusia”, dice el consejero del Instituto del Desarrollo Moderno, Nikita Máslennikov: “La experiencia profesional de Siluánov servirá para abordar uno de los puntos del orden del día más relevantes”.

El nuevo ministro del Desarrollo Económico, Andrei Beloúsov, goza de fama de ser un profesional muy preparado e indicado para el cargo. Los empresarios rusos esperan que lleve a cabo una política industrial muy dinámica.

Dmitri Orlov, director general de la Agencia de Comunicación Política y Económica, señala que los ministros responsables del desarrollo económico en el nuevo Ejecutivo, a pesar de ser unos buenos profesionales, carecen de experiencia práctica. Beloúsov y Dvorkóvich pertenecen a la comunidad de expertos. “Se forma una vertical de expertos en economía. Esperaba que al menos alguien en el bloque económico del gobierno estuviera vinculado a la gestión económica real”.


Orlov pronostica que “se echará de menos la experiencia de la extitular del Desarrollo Económico, Elvira Nabiúllina”. “Nabiúllina y la exministra de Salud Pública y Desarrollo Social, Tatiana Gólikova, al menos al principio, influirán notablemente en el trabajo del gobierno para asegurar la eficacia y eficiencia de los procesos de gestión”, explicó Dmitri Orlov, que recordó que “Dvorkóvich y Beloúsov, son personas muy competentes, preparadas y enérgicas, pero no tienen esta experiencia y eso es un grave problema”.

Destituciones esperadas

En cuanto al ámbito social, eran esperados los ceses de los dos ministros menos populares entre los ciudadanos rusos: Andrei Fúrsenko, titular de Educación y Ciencia y Tatiana Gólikova, de  Salud Pública y Desarrollo Social. Así, el gabinete contará con tres nuevos miembros, ya que el Ministerio de Sanidad y Desarrollo Social se dividió en dos carteras diferentes: Sanidad y Trabajo y Protección Social.

El nuevo ministro de Educación y Ciencia será el rector del Instituto de Acero y Aleaciones de Moscú, Dmitri Livánov, que ya tiene experiencia en gestión educativa. Trabajó de viceministro con Fúrsenko y se encargó de los proyectos de ley en materia de la educación y ciencia, explica a RIA Novosti la directora del Instituto del Desarrollo de la Educación en la Escuela Superior de Economía, Irina Abánkina.

La directora opina además que Dmitri Livánov consiguió realizar grandes proyectos como rector del Instituto de Acero y Aleaciones de Moscú, y obtuvo la categoría de Universidad Nacional de Investigación. Además, elaboró una nueva estrategia de desarrollo para el centro y apostó por las nuevas tendencias y la tecnología punta.

En primer lugar, Livánov abordará la reforma de la formación profesional destinada a elevar su competitividad a nivel internacional, supone la experta.

“Dmitri Livánov es bastante joven, tiene 45 años y goza de un gran prestigio, pues recientemente fue elegido presidente del Consejo de Rectores. Creo que su nombramiento es un acierto ya que parece ser una persona capaz de encabezar el Ministerio de Educación y Ciencia”, subrayó Irina Abánkina.

El Ministerio de Sanidad y Desarrollo Social se dividió en dos carteras. Por un lado, la de Trabajo y Protección Social y por otro, la de Sanidad. La primera quedará a cargo del que fuera viceministro con Gólikova, Maxím Topílin. Por su parte, la médico Veronica Skvortsova, también viceministra en el gabinete anterior, será la titular de Sanidad.

El vicepresidente de la Cámara Nacional de Medicina y presidente de la Asociación de Pediatras de Rusia, Alexánder Baránov, expresó su satisfacción por este nombramiento. Según él, Verónica Skvortsova es una gran profesional en Ciencias Médicas y Sanidad, miembro de la Academia de las Ciencias de Rusia, y tiene experiencia de gestión sanitaria habiendo ocupado el cargo de viceministra.

“Considero muy importante el hecho de que la nueva ministra encabece una de las áreas de investigación más relevantes en la ciencia y práctica médicas: la lucha contra el derrame cerebral”, explicó. “Gracias a su esfuerzo se está acabando de crear  en Rusia un servicio de atención médica especializada. Creo que su energía y su afán de implementar nuevas tecnologías en la sanidad pública contribuirán a mejorar este sector”, añade.

El experto expresó su esperanza de que Verónica Skvortsova, ya como ministra, mantuviera el contacto con la comunidad médica. “Tomó parte en el Foro Nacional de los Trabajadores de Sanidad, celebrado recientemente. Esto significa que la nueva ministra está dispuesta a atender las opiniones de las asociaciones profesionales y la sociedad civil”, subrayó Alexánder Baránov.

Con mucho cuidado

Los reajustes en el nuevo ejecutivo casi no afectaron a los sectores de defensa, interior y seguridad. Era esperada la destitución de Rashid Nurgalíev, titual de Interior. La cartera la asume Vladímir Kolokóltsev, hasta ahora jefe del Departamento de Policía de Moscú.

El nuevo ministro, junto a otros dirigentes policiales, asumió la responsabilidad de tener que tratar las protestas sociales que han tenido lugar en Moscú. De modo que adquirió experiencia para establecer un diálogo con una sociedad descontenta y por otra, tiene una clara idea de la actual política extraparlamentaria.

Además, Kolokóltsev tiene fama de ser un dirigente exigente con el personal y partidario de medidas drásticas. En 2009 destituyó a numerosos dirigentes policiales de Moscú que habían cometido infracciones escandalosas.

Por otro lado, en otros ministerios no hubo cambios importantes. La mayor incógnita referente al actual titular de la Defensa, Anatoli Serdiukov, se resolvió a favor del mismo que mantiene el puesto.

La política de Serdiukov, calificada de dura e inconsecuente, fue sometida a críticas tanto por parte de los militares como de los productores industriales del sector militar. Sin embargo, el nuevo nombramiento del ministro solo puede ser interpretado como una señal inequívoca del apoyo político por parte del presidente Putin. Ello significa que el equipo de Serdiukov continuará con la reforma del ministerio de Defensa iniciada por él.

Tampoco es probable que algo cambien en el Ministerio de Situaciones de Emergencia. La cartera será ocupada por Vladímir Puchkov, en sustitución del histórico Serguéi Shoigú, que ejerció ese cargo durante dos décadas y ahora es gobernador de la región de Moscú. No es la primera vez que un viceministro, como Puchkov, asciende al cargo de ministro, de modo que se puede hablar de una tendencia.

Artículo publicado originalmente en RIA Novosti

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies