Trabajadores piden que Putin les proteja de oligarca investigado en España

En una carta al jefe del Kremlin los trabajadores de la fábrica local de celulosa y papel aseguran que Deripaska, considerado próximo a Putin, arruinó premeditadamente la planta cuando aún controlaba el 51 por ciento de sus acciones, según publicó hoy el diario digital Lenta.ru.


La planta, declarada en suspensión de pagos e intervenida desde 2010 por la Justicia, fue cerrada en 2008 por contaminar una superficie de al menos 200 kilómetros cuadrados del lago con dioxina, fenol y derivados del sulfuro, entre otras sustancias nocivas.

Aunque fue reabierta por orden directa de Putin, entonces primer ministro, la industria sigue adeudando millones de dólares al propio Deripaska, el multimillonario que controló la empresa hasta 2010 y que según sus empleados la llevó a la bancarrota.

Los trabajadores de la planta, de cuya actividad depende Baikalsk, acusan a los gerentes de Deripaska de haber vendido activos de la fábrica -una central eléctrica y una estación de esquí- para luego desviar los beneficios.

El oligarca, investigado por la Justicia española por sus posibles relaciones con el crimen organizado, también habría "inflado la deuda" de la compañía y dejado de pagar los impuestos al Estado, según la carta remitida al presidente ruso.

Después de que la empresa fuera declarada en suspensión de pagos, el magnate del aluminio no dudó en vender el 51 por ciento de las acciones a su entonces socio Nikolái Makárov, a quien ahora reclama 150 millones de rublos (5 millones de dólares) prestados a la fábrica.

Al mismo tiempo, el magnate es blanco de una investigación por parte del Ministerio ruso del Interior, que en abril empezó a estudiar los expedientes facilitados por la Justicia española, que le acusa de blanqueo de dinero en España.

Aunque Interior precisó que se trata de una revisión de los datos remitidos, el juez de la Audiencia Nacional española Fernando Andreu advirtió de que recuperará la competencia en caso de que Rusia decline su solicitud para investigar a Deripaska.

La investigación sobre Deripaska surgió a raíz de la "operación Avispa" desarrollada en dos fases en España en 2005 y 2006 y por la que ya fueron condenados seis miembros de la mafia ruso-georgiana.

Según el sumario, en Rusia se habrían constituido, formado y ejercido las actividades criminales de la organización investigada, conocida como la banda "Izmailovskaya", y es en Rusia donde se dieron las órdenes y se planificó el blanqueo de capitales que es objeto de este procedimiento, sostiene el juez.

Según el auto, Deripaska sus ex socios controlaban varias de las empresas de aluminio de Rusia que la organización criminal "habría ido "conquistando" mediante la extorsión y el asesinato, y de las cuales obtenían el dinero que luego blanqueaban.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.