Parar la reventa de entradas ilegales

Fuente: Flickr.

Fuente: Flickr.

Rusia busca poner un freno a las ambiciones de los revendedores ilegales de entradas y de los dueños de hoteles para las Olimpiadas de Invierno de 2014 a celebrarse en Sochi mediante leyes de fijación de precios.

El Ministerio de Deportes y Turismo ha confeccionado un proyecto de ley para permitir que el Gobierno fije los precios de las entradas de las Olimpiadas, incluidas las ceremonias de apertura y de cierre, así como de los servicios hoteleros de toda la región de Krasnodar.

 

Las leyes actuales no imponen límite alguno sobre la distribución de entradas, lo cual no se ajusta a los requisitos del Comité Olímpico Internacional (COI).

 

Entradas a precios fijos

 

Según el proyecto de ley, los precios de las entradas se fijarán para el período que va desde el 1° de junio hasta julio de 2014, mientras que, para los hoteles, el período de fijación de precios será más largo: desde enero de 2013 hasta julio de 2014. Solo una determinada cantidad de revendedores podrá vender entradas siguiendo las disposiciones del COI. “Habrá algunos locales dedicados a la venta de entradas. Los organizadores de los Juegos de Londres han hecho lo mismo”, reveló a Vedomosti una fuente anónima y conocedora del proyecto de Sochi.

 

Según esta fuente, el precio fijado por el Gobierno incluirá los honorarios del agente. Sin embargo, la comisión por ventas puede alcanzar el 40%, según declaró al periódico económico un representante de la empresa vendedora de entradas Rambler Kassy, pero solo si la agencia acuerda ofrecer un rango de servicios más amplio, como comprometerse a vender todas las entradas de un evento determinado.

 

En otros casos, la comisión será mucho menor: 5% para agencias de venta de entradas más chicas y 10% para las más grandes.

 

Los revendedores ilegales de entradas no paran

 

El proyecto de ley propuesto por el Ministerio de Deportes y Turismo y publicado en el sitio web del Ministerio de Desarrollo Económico actualmente se encuentra bajo una investigación anticorrupción.

 

De todos modos, según contó una fuente de Védomosti cercana al proyecto olímpico de Rusia, parece que se ha decidido aprobar la ley porque el país está obligado a hacerlo.

 

Sin embargo, según la abogada Viktoria Burkovskaya, puede que sea difícil utilizar las nuevas reglas para detener a los revendedores ilegales privados.

“En estos casos, todo dependerá del testimonio del comprador: él o ella tendrá que declarar que se vendió una entrada y que no fue un regalo”, explicó Burkovskaya a Védomosti.

 

Las multas mínimas que recaerán sobre los particulares por la venta de entradas olímpicas no autorizadas se han fijado en 50.000 rublos (unos 1.600 dólares), y en 500.000 (unos 16.000 dólares) para las organizaciones.

El servicio de prensa del comité organizador de las Olimpiadas de Sochi reveló a Védomosti que los precios oficiales de las entradas se darán a conocer en la segunda mitad del año 2012.

 

Artículo publicado originalmente en The Moscow News

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies