La madurez de una vida dedicada al rock

Contamos la historia de dos músicos rusos que han dedicado su vida a la pasión por el rock. La música de B-i2 es un referente dentro del panorama del rock clásico en Rusia, y están influidos por el cantante ya fallecido Víctor Tsoi.

В-i2 es una banda de rock clásico ruso formada en Minsk en 1985  por dos jóvenes adictos a la música: Alexáder ‘Shura´  Uman y  Yegor ‘Lioba´ Bortnik, que, recordemos, también fueron actores aficionados. El nombre de la banda viene de la frase ‘Bereg Istini´, que significa ‘seguro de la verdad´.

Ambos decidieron dejar Bielorrusia y viajaron a Israel en busca de nuevas oportunidades. Allí,  debido a su descendencia judía, recibieron la ciudadanía israelí. Durante este tiempo trabajaron duro y dedicaron todo su tiempo y fuerzas a la música.

En 1998 realizaron su primera grabación Bespolaya i Grustnaya Lubov,  y regresaron a Rusia para lanzar el Lp, pero debido a la crisis financiera del momento sus planes se vieron truncados. Pero en 1999 el tema Serdze se escucha en todas las estaciones de radio de Moscú y se transforma en un súper éxito. Y en el año 2000, graban  para la película Brother 2 dirigida por Alexéi Balabanov, con lo que alcanzaron el mayor reconocimiento de su carrera. La popularidad siguió creciendo con Miau Kiss Me (2001) y Inomarki (2004),  llevándoles a conseguir el disco de oro en ventas en Rusia. Sus canciones empezaban a sonar por todas las radios y la cadena MTV rusa difundía sus videoclips.


Su música es una referencia dentro del rock clásico en Rusia y aporta ese toque de distinción que tienen las bandas de ese país. El cantante ya fallecido Victor Tsoi, es una clara influencia para el grupo. Bi-2 también hace uso de una voz grave que por momentos parece que es un susurro al oído.

Por el grupo han pasado ya más de una decena de músicos, llegando a tener incluso una sección de vientos y una numerosa banda.

Shura y Lioba no han parado de editar discos, aquí tenemos parte de su legado artístico.

Entre sus grandes éxitos, nos encontramos con canciones como: Polkovniku nikto ne pishet (el título es una alusión a El coronel no tiene quien le escriba de García Márquez), con guitarras distorsionadas y el clásico subidón de rock and roll, una canción con pocos acordes pero muy bien producida, como dirían en México: "pocos pelos pero bien peinados".

Moja liubov, es otra de sus grandes canciones, algo más light y con melodías de otros instrumentos como el acordeón.

Tanto Shura como Lioba han dedicado toda su vida a  la música. Empezaron muy jóvenes y aún siguen en activo. Han alcanzado la madurez viajando y tocando rock and roll. Actualmente ambos son padres y la música les ha dado la recompensa a tanta dedicación y días de trabajo. Esta es la grandeza de estos dos músicos que siempre han tenido clara su vocación, y por ese motivo se han ganado el respeto de la comunidad de músicos, lo que resulta muy importante para alguien que toca.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies