Putin planea su actividad hasta 2018

Fuente: Itar Tass.

Fuente: Itar Tass.

Vladímir Putin tomó posesión de su cargo el pasado 7 de mayo e inmediatamente después firmó 11 decretos que definen los objetivos y las prioridades de su nueva legislatura como presidente. En estos decretos se repite gran parte de las promesas que hizo en sus artículos pre electorales, pero también figuran los plazos de realización, tal y como explica su representante. El programa anterior se realizó en un 36%, tal y como indica un estudio del Centro de Desarrollos Estratégicos.

Putin ha declarado que el cumplimiento de estas promesas costará al presupuesto un 1,5% del PIB de gastos anuales adicionales. Mientras que según las valoraciones del Ministerio de Finanzas, será un 2% del PIB.


Los decretos pueden dividirse en tres bloques diferentes, según su temática: social, decretos sobre política social, vivienda y servicios públicos, sanidad, educación y ciencia, demografía, armonía internacional y administración pública; económica, sobre la política económica estatal a largo plazo; y militar, sobre la mejora del servicio militar, el complejo industrial militar y la política exterior.


Durante la primera legislatura de la segunda presidencia de Putin la prioridad seguirá siendo la política social. Se planea incrementar la esperanza de vida desde los 69 años actuales a los 74 para el año 2018, y al mismo tiempo, se espera aumentar el salario medio en 1,4-1,5 veces. En 2012 el salario medio de los maestros se equiparará al salario medio de la región y los sueldos de los profesores universitarios y de los médicos, dentro de seis años, duplicarán este indicador. Estas dos medidas costarán al presupuesto 3,5 billones de rublos (unos 116.000 millones de dólares), según calcula el CIM.


Las personas que alcancen la edad de la jubilación (en los decretos no se habla de ningún retraso) y decidan seguir trabajando en lugar de jubilarse inmediatamente, tendrán las pensiones más altas. Se trata de un retraso encubierto de la edad de jubilación, según considera el rector de la Escuela Rusa de Economía, Serguéi Guriev. “No es encubierto, sino voluntario”, le corrige Vladímir Nazárov del Instituto Gaidar: “Es una medida para combatir el déficit en el sistema de pensiones, pero para que tenga éxito se debe estimular a los ciudadanos para que sigan trabajando, por ejemplo, duplicando la pensión si tras alcanzar la edad de jubilación se sigue trabajando durante cinco años más”.


El acceso a la vivienda


Hacia el 2018  la población debería tener la posibilidad de mejorar sus condiciones de vivienda al menos una vez cada 15 años, ha declarado Putin. Para este fin, la tasa de interés de las hipotecas no debe superar la inflación en más de 2,2 puntos y el precio de un metro cuadrado de vivienda deberá reducirse en un 20%, con la ayuda de un gran volumen de construcción de vivienda más barata, según se recoge en los decretos. Los terrenos no utilizados por la administración serán empleados por una fundación de desarrollo de la construcción de viviendas y se cederán de forma gratuita a los desarrolladores para la construcción de  viviendas económicas, con un límite en el precio de venta.


En abril, la tasa media de interés de los préstamos hipotecarios ascendía al 12,1%, según estadísticas del Banco Central. La inflación anual (desde abril de 2011 hasta el mismo mes en 2012) es del 3,6% y, según se deduce de las fórmulas de Putin, los bancos no debían conceder préstamos de más del 5,8% anual.


Si tenemos en cuenta el coste de la financiación, la única entidad financiera que puede garantizar esa tasa de interés es el banco estatal Sberbank, señala el vicepresidente de la dirección de Raiffeisen Bank, Andréi Stepanenko. Según el pronóstico, el gobierno quiere mantener la inflación entre un 4% y un 6% hasta 2014, de este modo el interés máximo de una hipoteca deberá ser de alrededor de un 8%. Para poder garantizar esto es necesario crear un mercado monetario a largo plazo de pleno valor, considera Stepanenko: “Este mercado se puede formar con el dinero de las pensiones de los desempleados”.


Los grandes bancos estatales pueden emitir bonos hipotecarios a 5-10 años, entonces el interés llegará al 9-10%, según supone el director del bloque de ventas de Uniastrum Bank, Egor Shkerin.


Unas hipotecas accesibles sin un aumento de la construcción llevarán a una subida del precio de la vivienda, según advierte el copropietario de la gran compañía desarrolladora.


“Si hoy construimos entre 50 y 60 millones de metros cuadrados al año. Si queremos reducir el coste de la vivienda en un 20%, tendremos que construir un 20-30% más cada año y, con una hipoteca más accesible, será necesario duplicar el volumen de construcción, es decir, llegar a los 100-120 millones de metros cuadrados anuales”, asegura. Para ello hace falta una buena preparación del terreno y la disposición de las regiones y la población para construir infraestructura social.


Cambios en otras cuestiones sociales


Hacia el año 2014 el 70% de los ciudadanos debería ser capaz de recibir los servicios del Estado a través de internet, y el tiempo de espera en las administraciones no debería superar los 15 minutos, según promete otro decreto de Putin. Al mismo tiempo, hacia el año 2020 al menos cinco universidades rusas figurarán entre las cien mejores del mundo, y a partir de noviembre de 2012 los inmigrantes (a excepción de los especialistas de alta calificación) deberán aprobar un examen de lengua rusa, historia de Rusia y las bases de su legislación, según amenaza otro decreto.


En el ámbito de la economía, Putin planea crear y modernizar 25 millones de puestos de trabajo de alto rendimiento antes de 2020. Además, la proporción en el PIB de la industria de alta tecnología del crecerá 1,3 veces (en la actualidad es del 11,6%). Hacia el año 2018 el rendimiento del trabajo debería aumentar en comparación con el año 2011 en 1,5 veces. El objetivo es que en el ranking de Doing Business, Rusia suba hacia el año 2018 hasta el puesto 20º, desde la 120ª posición actual.


Posibles privatizaciones


Y a pesar de no haber cumplido la orden de Dmitri Medvédev sobre la ampliación del programa de privatización, Putin ha ordenado al nuevo primer ministro que lo desarrolle antes de octubre de 2012. Pero en la versión del presidente Putin, el Estado debe salir de las compañías no petroleras que operan en sectores competitivos. Esto significa que Putin ha hecho caso de las exhortaciones de Ígor Sechin y se opone a la liberación por parte del Estado, manteniendo las “acciones de oro” del capital de Rosneft y Zarubezhneft.


La ventaja principal de una posible privatización de Rosneft sería el aumento de liquidez del mercado ruso, señala el analista de Nomos-Bank, Denís Borisov. En estos momentos la capitalización total de todas las empresas que cotizan en el mercado es comparable en valor al de sólo dos compañías de Estados Unidos: Apple y Google. La pregunta sobre qué tipo de empresa será más efectiva (una pública o una privada) es una pregunta filosófica, continúa Borisov, en la actualidad, en el índice EV/EBITDA Rosneft cotiza sin diferencias importantes en relación a las empresas privadas de Occidente.


Putin también ha exigido al gobierno que apruebe antes de finales de 2012 las enmiendas a las leyes que prohíben a las empresas y a los bancos estatales adquirir nuevos activos con una cuota de más del 50%. Se trata de una orden del propio Medvédev de finales de 2011.


El presidente propone que se lleve a cabo un debate público obligatorio cuando la oferta pública sea superior a los mil millones de rublos (unos 33 millones de dólares). En estos momentos no existe esta obligación para los clientes del sector público, aunque lo pueden hacer. El director general del Centro de Distribución de la Oferta Pública, Alexánder Stroganov señala que “pueden dividir los pedidos y evitar una auditoría”.


Es bueno que Putin, tras convertirse en presidente, no haya ignorado lo prometido, sino que lo haya formalizado mediante un decreto, señala Guriev: “Es poco concreto, pero más de lo que esperábamos. Lo importante es que se han fijado los plazos del clima de inversión y privatización”.


Guriev no se atreve a predecir si Putin logrará llevar a cabo sus propósitos. El programa anterior, conocido como “la estrategia de Gref”, se completó solamente en un 36%, según una investigación del Centro de Desarrollos Estratégicos (CDE). Le dio tiempo de subir el nivel de vida de la población, doblar el PIB y apoyar la solvencia del Estado. Aunque no consiguió crear instituciones públicas ni un gobierno local fuerte, llevar a cabo la reforma del sistema judicial, diversificar la economía y reforzar su competitividad, según se indica en el informe.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies