Un ruso es acusado de desvelar secretos de misil balístico a país extranjero

"El proceso judicial arrancará en los próximos días en un tribunal de Yekaterimburgo (capital de la región de los Urales) y, por obvias razones, transcurrirá a puerta cerrada", informaron hoy fuentes policiales a la agencia Interfax.

Según la fuente, el acusado habría transferido a un servicio secreto extranjero información sobre el sistema de mando del misil que equipará los submarinos atómicos de cuarta generación que entrarán en servicio en los próximos meses en la Armada rusa.

"Se trata de información en el ámbito de los sistemas de armamento estratégico que representa un secreto de Estado. De la importancia del caso habla el hecho de que del caso se ocupa la Fiscalía General", agregó.

Los investigadores han recabado suficientes pruebas de la culpabilidad del acusado, quien trabaja en un centro de investigación científica de la región de Sverdlovsk dedicado a la elaboración de sistemas de mando de misiles intercontinentales.

Los Bulavá son el orgullo del arsenal nuclear ruso, ya que pueden llevar hasta diez ojivas de guiado autónomo, tienen 8.000 kilómetros de alcance y, según Moscú, pueden burlar cualquier escudo antimisiles existente o futuro.

El misil R30 3M30 Bulavá-30 (SS-NX-30, según la clasificación de la OTAN, y RSM-56 en los tratados internacionales) es una versión naval del misil balístico intercontinental con emplazamiento en tierra, Tópol.

Rusia confía en que los Tópol y los Bulavá le permitan mantener la paridad nuclear con EEUU por lo menos durante el próximo medio siglo.

Los submarinos nucleares, la aviación estratégica y los misiles intercontinentales conforman la tríada nuclear en el programa de rearme ruso, que contempla el gasto de unos 700.000 millones de dólares en armamento hasta 2020.

Precisamente, Moscú ha amenazado con dirigir sus misiles contra los elementos estratégicos del escudo antimisiles norteamericano en Europa en caso de que Estados Unidos siga adelante con sus planes sin tener en cuenta las preocupaciones rusas.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.