Recobran 12 cadáveres del avión ruso siniestrado en un volcán de Indonesia

Los equipos de rescate informaron hoy de que han recobrado 12 cadáveres de las 45 personas que viajaban a bordo del avión ruso que se estrelló el miércoles contra un volcán de Indonesia mientras efectuaba un vuelo de exhibición en una zona cercana a Yakarta.

"Hoy hemos encontrado doce víctimas, todas muertas", dijo el jefe de la Agencia de Búsqueda y Rescate, Daryatmo.

Los cadáveres se trasladan a un centro para su identificación y examen forense, según la Agencia de Búsqueda y Rescate.

Los equipos de rescate han avistado más muertos en las laderas del volcán Salak, de 2.211 metros, donde se estrelló el avión, pero lo escarpado del terreno y la inclemencia de las condiciones atmosféricas hoy han impedido llegar hasta ellos.

"Los helicópteros Puma no podían bajar de los 4.000 pies (1.220 metros) y los restos del avión se encuentran a 2.800 pies (854 metros)", apuntó el jefe del equipo de rescate del fabricante ruso Sujói, Ketut Purwa, a los medios indonesios.

El aparato, un Superjet 100 (SSJ-100) de Sujói, transportaba ocho rusos, entre tripulación y representantes de la compañía, dos italianos, un francés y un estadounidense y el resto de pasajeros eran indonesios.

Una misión rusa, con expertos del Ministerio de Industria y Comercio, del Comité de Aviación y de Sujói, llegó la víspera a Yakarta para investigar las causas del accidente, informó hoy la Embajada de Rusia en Indonesia a través de un comunicado.

El avión había realizado por la mañana del miércoles un primer vuelo de exhibición sin percances y en el segundo los radares perdieron el contacto cuando sobrevolaba el volcán, próximo a la ciudad de Bogor, situada a unos 60 kilómetros al sur de Yakarta.

El piloto solicitó a la torre de control permiso para descender de los 10.000 a los 6.000 pies (de 3.005 a 1.830 metros) y desapareció del radar cuando se encontraba en los 6.200 pies.

El accidente aéreo ha ocurrido cuando el SSJ-100 llevaba a cabo una gira por Asia de promoción, que comenzó en Kazajistán y que iba a finalizar a mediados de mayo en Laos y Vietnam.

Con una capacidad máxima de 95 pasajeros y una autonomía de vuelo de entre 3.000 y 4.500 kilómetros, Sujói fabricó esta aeronave para competir con el canadiense Bombardier y del brasileño Embraer.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.