Rusia y EE UU retoman el diálogo

Rusia y EE UU abandonaron la colaboración en materia de defensa antimisiles en 2010. Fuente: RIA Novosti

Rusia y EE UU abandonaron la colaboración en materia de defensa antimisiles en 2010. Fuente: RIA Novosti

Durante la próxima cumbre de la OTAN, que tendrá lugar en Chicago los días 20 y 21 de mayo, Moscú y Washington darán pasos para avanzar en el estancado conflicto de intereses que está suponiendo el escudo antimisiles de la Alianza Atlántica en Europa (DAM). Ambas potencias acordarán un calendario para concretar las cuestiones técnicas.

Madelyn Creedon, secretaria de Defensa adjunta de EE UU para asuntos estratégicos globales  aseguró que “aún no tenemos calendario de estos encuentros. Esperamos que el tema en cuestión sea debatido en el encuentro que nuestros presidentes van a celebrar este mayo en EE UU. También hay que tener en cuenta la opinión de la OTAN, pues la Alianza desempeña un papel propio en este proceso”.

Rusia y EE UU abandonaron la colaboración en materia de defensa antimisiles en 2010, cuando las diferencias entre ambas partes hicieron inviable el acuerdo. Según el criterio de Moscú, el DAM supone un riesgo para su seguridad mientras EE UU no ofrezca garantías jurídicas de carácter no ofensivo. Por su parte, desde un primer momento, bajo las administraciones de Bush y Obama, Washington ha defendido el carácter defensivo del DAM y ha invitado a Rusia a participar en el proyecto, aunque sólo en su fase inicial, con el objetivo de disipar las dudas rusas.

En este tira y afloja se enmarcan las declaraciones que esta semana realizó Nikolái Makárov, jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, que aseguró que Rusia se reserva la posibilidad de realizar un ataque preventivo contra las instalaciones de la OTAN si, como prevé, para 2020 el sistema DAM amenaza la capacidad operativa de los sistemas rusos de disuasión nuclear.


Este regreso a la retórica de la Guerra Fría fue acogido con calma por parte de la OTAN. La subsecretaria de Estado de EE UU para el control de armamento y seguridad internacional, Ellen Tauscher, aseguró que entienden las preocupaciones de Rusia y que hay margen para encontrar soluciones a las diferencias.

A su vez, el portavoz del Departamento de Estado Mark Toner, aseguró: "vamos a redoblar nuestros esfuerzos para encontrar puntos en común sobre este tema y para buscar un entendimiento. Esta cooperación en defensa antimisiles ha sido algo en lo que siempre hemos cooperado y con lo que hemos estado comprometidos desde hace varios años, así que continuaremos nuestros esfuerzos".
El mismo día de las alarmantes declaraciones de Makárov, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, respondió con las siguientes palabras a la pregunta de si es posible un acuerdo con Moscú “tengo la esperanza de que podamos”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.