La Orquesta de Moscú cuenta con un nuevo colaborador

David Händel. Fuente: Lilo Methfessel

David Händel. Fuente: Lilo Methfessel

David Händel es el nuevo principal director invitado de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Moscú. Este director estadounidense ha dirigido con éxito durante 14 años la Orquesta Sinfónica Nacional de Bolivia, además de realizar una considerable labor de gestión cultural. En Moscú ya ha dirigido obras de Tchaikovski, Rossini o Manuel de Falla y ha tenido un buen recibimiento.

¿Qué tienen en común Star Wars, Irak, la selva boliviana o el rock clásico con la Orquesta Sinfónica Ciudad de Moscú? Son algunos de los grandes hitos en la carrera musical de David Händel, el principal director invitado de la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Moscú - “Filarmónica Rusa”. A pesar de su juventud, nació en 1965 en EE UU, Händel ha dirigido orquestas prácticamente en todos los continentes y ha representado a su país en actividades de promoción cultural. Esto último, para su alivio personal, no le ha significado ningún problema político a donde ha ido. “La actividad de la música orquestal en general no es como otros medios artísticos (música popular, pintura o literatura) donde las expresiones muchas veces tiene mensajes sociales o políticos a nivel literal”, esgrime David Händel a Rusia Hoy.  

Gracias a su trayectoria y reputación internacional es habitual leer en la prensa que es uno de los directores más respetados e innovadores de todo el continente americano y que su fama internacional, su programación imaginativa y enfoque hace que se llenen las salas donde dirige. Ha llegado a subirse a un escenario disfrazado de Darth Vader, mientras la Orquesta Sinfónica de Bolivia interpretaba la banda sonora de la película de George Lucas. Otro de los reflejos de sus singulares destrezas fue la dirección en 2007 de una agrupación combinada de las orquestas de Bagdad, Erbil y Suleimaniya en Irak durante el American Voices Unity Festival, una iniciativa de apoyo a músicos de orquesta de Irak. Eso sí, no siempre han sido sus propias ideas, sino que ha sido capaz de aceptar nuevos retos. “Sería injusto insinuar que he sido yo quien ha lanzado las mencionadas iniciativas. Es cierto que a principios de mi gestión [en Bolivia], lancé algunos cambios importantes en la programación de la Orquesta y algunos han sido relativamente audaces”, explica Händel.

A principios de abril, David Händel se despidió de Bolivia con un nuevo premio. Recibió, de manos del ministro de Culturas, la Condecoración al Mérito Cultural en la Categoría “Nilo Soruco Arancibia”, que se suma a otros como Rackham, la Beca Marguerite Lapp “Talento Musical Excepcional” otorgados por el Programa Fullbright (EE UU), dos Premios del Departamento de Asuntos Culturales de Chicago y un premio del Consejo de Artes de Illinois (EE UU). Además de las condecoraciones bolivianas “Illimani” y la medalla “Pedro Domingo Murillo”. Sus instructores principales han sido Elizabeth Green (1982-1984), Ruggiero Ricci (1982-1987), Gustav Meier (1983-1991) y Kurt Masur (1988-1989). Flavio Machicado, director ejecutivo de la Fundación de la Orquesta Nacional Sinfónica de Bolivia, destaca el valor que le ha dado a la orquesta boliviana al crear una imagen de país de cara al exterior. Para ello, Händel ha dirigido en algunos de los espacios naturales más espectaculares del país andino, como el salar de Uyuni o la selva amazónica.

 Y si hablamos de algunos retos que quedan por conseguir, quizá uno de los que más ilusión le hacen sea dirigir una orquesta junto a Sting. El nuevo director principal invitado de la Filarmónica Rusa es una apasionado del rock y de grupos como Deep Purple, Rolling Stones o Bob Dylan. A pesar de ello, reconoce que las experiencias de Metallica o Kiss con sinfónicas no le han agradado demasiado: “La mayoría de las fusiones entre orquestas y grupos de rock no han funcionado mucho”.

 Buena acogida de David Händel en Moscú

“El refinado director provocó un huracán de emociones de admiración en la sala. Hay que admitir que Händel trabajó detalladamente con los músicos de la Filarmónica Rusa. Se puede verificar que desde hace tiempo la orquesta no ha tenido tal excelente e estilizada forma instrumental”, escribía después de su debut en marzo de 2010 la revista rusa Kultura. Entre su repertorio destacan obras de algunos de los grandes de la música clásica como Tchaikovski, Rossini, Manuel de Falla, Mozart, Mendelsson o Beethoven. “Pertenece a una escuela muy clásica, muy estructurada. Es un director clásico de la segunda mitad del siglo XX, en el buen sentido de la palabra”, con estas palabras presenta a Händel a los aficionados rusos Flavio Machicado.

Su labor en Moscú no se limitará a la dirección, sino que ha grabado discos de obras inéditas de compositores como Isaac Albéniz, George Gershwin, Alberto Ginastera o Anton Rubinstein. Y Händel anuncia que con la Orquesta de la Ciudad de Moscú, “ya estamos planificando programas que no son necesariamente del canon tradicional. Además, tenemos proyectado un Festival en Malta y giras por Sudamérica y EE UU”.


Como ya hizo en La Paz, Händel no se dedicará en exclusiva a la Filarmónica Rusa. “Ocupo un cargo en La Serena (Chile), dirijo frecuentemente en Argentina, Polonia, Malta, Brasil y EE UU. Estoy totalmente ocupado como director invitado desde ahora hasta 2014. Lo único que lamento de esta rutina es el tiempo que paso lejos de mi familia”, explica Händel a Rusia Hoy.


Más allá de su labor musical


En Bolivia no solo quedará el recuerdo de un fantástico director, sino que también dejará impronta su importante labor como gestor cultural, como reconoce Ramón Rocha Monroy, viceministro de Culturas de Bolivia en 1999: “elevó las expectativas y transformó la dirección de la Sinfónica en un trabajo 'cama adentro'”. Con sus diferentes sombreros al frente de la orquesta: “Se ha hecho experto en áreas ajenas a su formación académica”, destaca Machicado a Rusia Hoy. “No sólo gestionó la infraestructura y logró la actual sede de la orquesta, sino que también participó en la creación del Centro de Estudios Orquestales, diseñado para traer músicos de gran nivel del extranjero y dictar talleres magistrales a los músicos de aquí. Además, gestionó  becas de estudio para que los músicos vayan a formarse al extranjero. A nivel institucional, la Orquesta ha sido la primera prueba que ha desarrollado la Fundación Orquesta Nacional para contar con una institución público-privada viva, para producir trabajos y conseguir patrocinios públicos y privados. Pero en Moscú, éstas no serán sus tareas, “me siento de alguna manera aliviado de no tener que ocuparme tanto de temas administrativos”, concluye el nuevo director invitado.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies