China y Rusia, reticentes a que la ONU amenace con sanciones a Jartum y Yuba

El máximo órgano internacional de seguridad podría someter a votación mañana el texto redactado por EEUU y respaldado por la Unión Africana (UA), pero las negociaciones continuaron hoy con los representantes de Moscú y sobre todo Pekín para lograr su respaldo, según explicaron fuentes diplomáticas.

Los representantes de China, país con intereses económicos y energéticos tanto en Sudán como en Sudán del Sur, son los más reticentes a incluir la amenaza de sanciones en la eventual resolución, indicaron las mismas fuentes.

El proyecto de resolución exige a las autoridades de Jartum y Yuba que cesen inmediatamente todas las hostilidades, incluidos los bombardeos aéreos, y que replieguen sus fuerzas dentro de sus respectivas fronteras, así como que abandonen la disputada región de Abyei y que reanuden cuanto antes el diálogo.

Además, plantea a ambas naciones un completo calendario para mostrar avances en sus negociaciones para solventar los asuntos que tienen pendientes tras la independencia del sur el pasado julio, como la delimitación de sus fronteras y el reparto de los ingresos derivados de la producción petrolera.

El texto emplaza concretamente a Sudán y Sudán del Sur a concluir las negociaciones en tres meses una vez se apruebe la resolución y contempla que, en caso de que fracasen o que ambas partes no cumplan los puntos del documento, el Consejo tomará "las medidas adicionales apropiadas incluidas en el artículo 41 de la Carta de Naciones Unidas".

Ése artículo contempla las "medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada" para hacer efectivas las decisiones del Consejo de Seguridad, es decir, sanciones para llevar a cabo "la interrupción total o parcial de las relaciones económicas y de las comunicaciones (...), así como la ruptura de relaciones diplomáticas".

Las mismas fuentes diplomáticas consideran poco probable que Rusia y China ejerzan su poder de veto para evitar la aprobación del texto, pero no descartan una abstención que dé vía libre a una resolución respaldada por la UA.

En las últimas semanas, Sudán y Sudán del Sur han protagonizado frecuentes choques después de que las fuerzas del sur ocuparan el pasado 10 de abril el área petrolera de Heglig, cuyo control fue recuperado por Jartum diez días después.

Este mismo martes Jartum acusó al Ejército de Sudán del Sur de ocupar tres áreas próximas a la frontera común, dos de ellas en disputa entre los dos países, mientras que Yuba ha denunciado en varias ocasiones que las tropas de su vecino del norte se han adentrado en su territorio para atacar zonas cercanas a la frontera.

Sudán del Sur, el país más joven del mundo, nació el pasado 9 de julio tras celebrarse un referéndum entre sus habitantes bajo los auspicios de la comunidad internacional, y tras el conflicto bélico con el norte. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.