El presidente ruso indulta a un "preso político" condenado tras una protesta

El decreto presidencial señala que la decisión de ponerlo en libertad responde a "principios humanitarios", según informa el Kremlin en un comunicado.

Serguéi Mojnatkin fue detenido el 31 de diciembre de 2009 en la céntrica plaza Triumfálnaya de Moscú durante una protesta en defensa del artículo 31 de la Constitución, que promueve la libertad de reunión.

Según la policía, una vez en el furgón policial Mojnatkin propinó un cabezazo en la cara a uno de los agentes de policía que custodiaba a los detenidos, rompiéndole el hueso de la nariz.

En su defensa Mojnatkin aseguró que se encontraba en la plaza de casualidad, que fue detenido al interceder cuando la policía golpeaba a una mujer y que en el furgón policial fue atacado por un policía y tuvo que defenderse.

En junio de 2010 fue condenado a dos años y medio de prisión, sentencia que fue recurrida por los abogados ante el tribunal urbano de Moscú, el Supremo y la corte de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Tras ser hoy indultado Mojnatkin, su abogado aseguró que su cliente no reconoce su culpa y que tiene intención de lograr la revocación de su condena.

La oposición había demandado insistentemente la liberación del preso, que había denunciado el maltrato de los funcionarios de prisiones en la cárcel de la región de Tver a la que fue confinado.

Por su parte, el jefe del Consejo de Derechos Humanos (CDH) adscrito al Kremlin, Mijaíl Fedótov, expresó hoy su confianza en que Mojnatkin no sea el último preso político indultado por el Kremlin.

Fedótov explicó que en la lista de presos políticos entregada recientemente al Kremlin figuran cerca de una treintena de nombres, entre ellos el encarcelado magnate Mijaíl Jodorkovski, otrora el hombre más rico de Rusia.

En cambio, el veterano activista Lev Ponomariov se mostró pesimista al respecto y recordó que el indulto le llegó a Mojnatkin poco antes de que fuera puesto en libertad.

A petición del CDH, el Kremlin anunció en marzo que Medvédev ordenó a la Fiscalía General que investigue la legalidad de las condenas contra 32 personas, incluidos Mojnatkin y Jodorkovski.

Hace unos meses la oposición rusa presentó una lista con 39 personas encarceladas por sus convicciones o actividad política después de que el primer ministro y presidente electo, Vladímir Putin, dijera que en Rusia no hay presos políticos.

Entre esos presos figuraría también la activista de la organización opositora no parlamentaria La Otra Rusia, Taisia Ósipova, que fue sentenciada a diez años de cárcel por tráfico de drogas, cargos que sus colegas consideran fabricados por las autoridades.

"Que yo sepa, gracias a Dios, no tenemos presos políticos, aunque todo el mundo dice lo contrario sin revelar sus nombres. Que me muestren por lo menos a una persona que esté encarcelada por motivos políticos", aseveró Putin.

El primer ministro apuntó que se podría hablar de presos políticos "si acaso hubiera alguien a quien hubieran echado a la cárcel por 10 o 20 años, como hicieron con Nelson Mandela por defender los derechos de los afroamericanos, pero es que aquí no los hay".

La liberación de los presos políticos es una de las principales demandas de la oposición no parlamentaria, que anunció hoy la convocatoria de una nueva protesta antigubernamental para el 6 de mayo, la víspera de la investidura de Putin como presidente.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.