Venezuela refuerza su defensa con armamento ruso

El modelo Pechora 2-M. Fuente: RIA Novosti.

El modelo Pechora 2-M. Fuente: RIA Novosti.

El General Henry Rangel Silva, ministro de Defensa de Venezuela, informó que su país ha adquirido el sistema de defensa Pechora-2M, de fabricación rusa. La tarea principal consitirá en defender el complejo petrolero más grande del país. Pechora 2-M es la continuación del sistema Pechora, creado a finales de los años 50, y que ha mostrado su efectividad en defensa antiaérea en lugares como Vietnam o la antigua Yugoslavia.

Recientemente, cerca del aeropuerto internacional José Camejo de las Piedras en la península de Paraguán en Venezuela se abrió la “Base Pechora”, tal como informó oficialmente el ministro de Defensa de Venezuela, el General Henry Rangel Silva. Según la versión de la revista militar “Jane´s Defence Weekly”, la base sería el lugar de emplazamiento de los sistemas móviles antimisiles y defensa aérea “Pechora-2M”, creado por el Grupo Financiero-industrial Internacional de Moscú, “Sistemas Defensivos” (MFPG por sus siglas en ruso).

La tarea principal del sistema consiste en defender el complejo petrolero más grande del país. Según el ministro de Defensa de Venezuela, se crearán otras diez bases como esta en el territorio del país, en el marco del Comando Aéreo de Defensa Aeroespacial Integral (CADAI). El general declaró que el presidente Hugo Chávez ya ha autorizado 100 millones de dólares para la compra de más de 2000 nuevos vehículos para las fuerzas armadas, lo que permitirá renovar el material militar del país.

El primero de los once sistemas móviles “Pechora-2M” llegó a Venezuela en 2011 y se mostró por primera vez en el desfile militar de Caracas el pasado febrero.


“Pechora -2M” está compuesto por 4 ó 6 lanzadores 5PT73 con dos misiles tierra-aire en camiones tácticos 6x6 MZKT-8021-020, radares C-125-2M (con base UNB-2M y cabina de dirección UNK-2M) en camiones MZKT-80211-020, además de plantas móviles de generación eléctrica y mantenimiento y servicio técnico Ural-4320. Por lo menos once radares C-125-2M y 44 lanzadores 5P73-2M serán instalados en Venezuela próximamente.

El complejo “Pechora-2M” es una continuación del ZRK C-125 “Pechora” o “Nevá” (también aparece con este nombre algunas veces), creado en la Unión Soviética a finales de los años 50 e incluido en el armamento desde 1961 para derribar objetivos aéreos con una velocidad de hasta 550 metros por segundo, dos cohetes de precisión 0.98 a una altura de 20 kilómetros y una distancia de 25.


“Pechora-2M” demostró su utilidad en Vietnam y Oriente Próximo como un efectivo medio en defensa antiaérea, sobre todo en objetivos de bajo vuelo. Durante el periodo soviético fue ampliamente exportado, y todavía es utilizado por las fuerzas armadas de más de 35 países (existen cerca de 400 complejos), entre ellos algunas repúblicas de la antigua Unión Soviética.

 
El ZPK-125 ha sido usado en diferentes conflictos bélicos de los últimos tiempos, por ejemplo en el Golfo Pérsico y en los Balcanes. Según algunas fuentes, fue gracias a este sistema que la fuerza aérea armada yugoslava pudo derribar el imperceptible avión furtivo estadounidense Lockheed F-117 Nighthawk en el año 1999. Las prácticas militares y el largo uso del ZRK “Pechora” han demostrado que este sistema tiene una gran capacidad de reserva. Por eso, el C-125 ha sido la mejor opción para los países en vías de desarrollo que, al haber salido recientemente de un conflicto interno, han querido obtener armamento de alta calidad a un coste relativamente bajo.

 
Sin embargo, el C-125 se quedó obsoleto, y han aparecido nuevos sistemas, como el S-300, que pueden interceptar una mayor cantidad de objetivos aéreos e incluso es efectivo contra algunos tipos de misiles balísticos y  misiles de crucero. El precio del S-300 es hasta seis veces superior al de “Pechora” y las restricciones para la entrega a otros países no podrían compensar las necesidades exigidas por los socios de Rusia en el negocio armamentístico. Por ello, los especialistas de la antigua corporación de defensa antiaérea “Almaz-Antey” (actual “Sistemas de Defensa”) que construía antes el C-125, propusieron como solución la modernización de este sistema.  De modo que reemplazaron los antiguos sistemas de lámparas por unos nuevos, digitales. Además integraron al complejo diferentes bloques del equipo electrónico usado en la versión móvil ZRK C-300PMU. También introdujeron un sistema electroóptico “día-noche” con un canal de teledifusión y de sistema infrarojo que permite derribar aviones a cualquier hora del día.

Hay otras innovaciones que acercan este sistema al modernizado “Pechora” de la generación C-300PMU, como una ampliación de 15 kilómetros en el alcance de objetivos aéreos.

Pero la novedad más importante es que, a partir de ahora, se ha convertido en un sitema móvil. Los cohetes pueden lanzarse desde un vehículo, lo que hace que sea más flexible y más variada su utilización. Otra ventaja de “Pechora” es que es capaz de dispersar todo el equipo en un radio de 10 kilómetros del punto de comando. Para ello hay entre las cabinas líneas de fibra óptica inalámbricas, libres de la influencia de los sistemas radioelectrónicos de guerra. También puede utilizar cohetes de otros sistemas más antiguos, que permiten a un país con una reserva de cohetes de la serie anterior utilizarlos en el nuevo sistema. Finalmente, la nueva versión tiene ocho lanzadores, cuatro más que la anterior.

Es importante destacar que muchos países ya han incluido en su armamento el sistema de defensa antimisiles “Pechora-2M”, entre ellos Egipto, Etiopía y Mongolia. Siria y Vietnam, donde hay más de 40 complejos C-125, están en proceso de modernizar su armamento.

Por otro lado, la empresa bielorrusa Tetraedr también se dedica al modernizamiento de “Pechora”. Minsk incluso creía que, gracias a las buenas relaciones entre Hugo Chávez y Alexánder Lukashenko, Caracas escogería su versión del sistema. Sin embargo, en septiembre de 2009 el presidente venezolano anunció su decisión de crear el sistema de defensa escalonado con base en la versión de la compañía rusa “Sistemas de Defensa”, y destacó, además, que sería el primer sistema de este nivel en América Latina. Moscú le había propuesto a Chávez no sólo modernizar la versión “Pechora-2M”, sino también crear el sistema de defensa escalonado para su país con todos los elementos del complejo.

Según se ha comunicado, para la creación de semejante complejo de defensa aérea, Venezuela compró a Rusia una cuadrilla de misiles teledirigidos “Buk-M2E”, 11 cuadrillas de misiles teledirigidos del sistema C-125-2M “Pechora-2M” y 300 misiles teledirigidos acoplados ZU-23/ZОМ4 de 23 milímetros de calibre, 11 estaciones de radar P-18M y sistemas de defensa aérea de dirección automatizada (incluidos algunos de producción bielorrusa).  También se ha informado que se encargaron tres baterías de lanzamiento de misiles teledirigidos “Tor-M1” que incluyen 12 vehículos de guerra.

Así, de ahora en adelante el cielo venezolano estará enteramente protegido a lo largo y ancho de todo su territorio, y no sólo en el aeropuerto internacional “José Camejo” de Las Piedras o en la refinería de petróleo de la península de Paraguán.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies