Jimki se hace un nombre en Europa

200 aficionados valencianos se desplazaron a Moscú para seguir la F4 de la Eurocup (M. A. Polo / Valencia Basket)

200 aficionados valencianos se desplazaron a Moscú para seguir la F4 de la Eurocup (M. A. Polo / Valencia Basket)

Era un secreto a voces que la Eurocup, segunda competición por importancia del baloncesto continental, se le había quedado pequeña al Jimki, equipo de la Región de Moscú. Ha sido la ‘penitencia’ que ha tenido que pagar esta temporada tras caer inexplicablemente en la previa de la Euroliga allá por septiembre. Al cartel de favorito por su contrastada plantilla, se sumaba el hecho de que la Final Four de la Eurocup se disputase este año en Jimki (formato de semfinales y final en una misma ciudad durante un fin de semana). Tanto Spartak de San Paetesburgo en semifinales como Valencia en la final tensaron la cuerda, pero la Eurocup se quedó en casa. Jimki suma el primer título europeo de su historia y se asegura una plaza directa para la próxima Euroliga. Tras un lustro de grandes inversiones económicas sin resultado, el Jimki se hace por fin un hueco junto a los grandes del baloncesto continental.

La final resultó apasionante e igualada. Nick Caner-Medley, americano del Valencia, firmó una actuación individual extraordinaria, con 23 puntos, 11 rebotes, para valoración 38. Gracias a él, el cuadro español aguantó en el marcador, hasta llegar empatados a dos minutos del final. Las pérdidas de balón (22) mataron al conjunto español y Jimki sentenció desde los tiros libres, para cerrar el partido 77-68. “Los dos últimos minutos fueron un descalabro arbitral, no nos dejaron acercarnos”, se quejó el entrenador del Valencia en la rueda de prensa. Pero la realidad es que el Jimki fue mejor, mandó en el marcador la mayor parte del encuentro y ganó la final con justicia. El ex jugador lituano del Real Madrid en los 80, Rimas Kurtinaitis, es ahora entrenador jefe del Khimi: “Llevábamos siete meses preparando este día. Le hemos demostrado a Europa que estamos preparados para jugar la Euroliga”. Por cierto, que el equipo ruso cuenta con un español entre sus filas, el asturiano Jenaro Díaz, entrenador asistente.   


El sábado se disputaron las semifinales. El Valencia abrió fuego deshaciéndose con más comodidad de la esperada del Lietuvos Rytas lituano. Los bálticos acusaron el pobre rendimiento de su estrella, el joven pívot Jonas Valanciunas, nº5 del último Draft de la NBA, eliminado por personales tras sólo 8 minutos en pista. El Valencia, en cambio, cuajó un encuentro redondo, con 5 jugadores en doble dígito de anotación, rompiendo la semifinal ya en el primer cuarto (29-15). 200 aficionados valencianos viajaron a Moscú para apoyar al equipo. Tanto ellos como el equipo regresaron a España el mismo domingo por la noche tras la final, directos desde el pabellón al aeropuerto.


En la semana previa a la Final Four, la Eurocup anunció el nombre del Jugador Más Valioso (MVP) de la temporada 2011-12. El honor recayó en Patrick Beverly, base estadounidense del Spartak de San Petesburgo, que firmó a lo largo del curso promedios de 13 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias, para valoración 17. Beberly hizo honor al galardón en la segunda semifinal que enfrentó a su equipo con el Jimki y firmó una completa actuación: 15 puntos y 6 rebotes. A buen seguro será uno de los caramelos del mercado baloncestístico europeo este verano.  Pero, pese a su buen hacer, el Spartak comenzó el partido avasallado por el Jimki (13 abajo al final del primer cuarto). El guión probable de una cómoda victoria local parecía cumplirse. Pero Beverly devolvió el pulso al San Petesburgo, que llegó a mandar por hasta 10 puntos entrado el último cuarto (63-73, min. 33). El silencio se hizo en el pabellón. Pero además de talento, el Jimki cuenta con efectivos de experiencia, a los que no les tiembla la mano cuando más calentaba el sol. Los internacionales rusos Sergei Monya y Vitali Fridzon dieron un paso al frente con 5 triples casi consecutivos para citarse con el Valencia en la final. El resto es historia.


La grada del coqueto pabellón Jimki registró un gran ambiente durante la Final Four, Semana Santa en Rusia.  No faltó a la cita Andrei Kirilenko, estrella del CSKA y amigo personal de varios jugadores del Jimki, que se dejó fotografiar estoico y sin perder la sonrisa con probablemente cada niño que asistió al pabellón. El vecino CSKA es gran favorito para la Final Four de la Euroliga, primera competición europea por importancia, que se disputa en mayo en Estambul. De confirmar pronósticos, Moscú cerraría una temporada redonda, con los dos equipos de la ciudad ganando los dos principales títulos europeos de baloncesto por clubes.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.