Eurocopa 2012, sube la fiebre ucraniana

Fuente: Servicio de Prensa.

Fuente: Servicio de Prensa.

Ucrania se prepara para la Eurocopa. A pesar de las dudas que surgieron ha sido capaz de completar los estadios adecuadamente. En cambio, tal vez haya algunos problemas logísticos, en lo que se refiere a alojamiento y transporte. En cualquier caso, el campeonato será una magnífica oportunidad para darse a conocer en Europa.

Es la primera vez que el balón europeo traspasa el viejo telón de acero y se adentra en lo que hace veinte años era el bloque soviético. Los tiempos han cambiado y ahora, tras las parejas Bélgica-Holanda (2000) y Suiza-Austria (2008), llegan las primas del este: Polonia y Ucrania.

 
Es un bello desafío que la UEFA ha buscado y que la república ex soviética ha aceptado, no sin algunos problemas. Baste pensar que en el 2011 se pensó en Alemania como sede alternativa para los partidos previstos en las cuatro sedes ucranianas (Kiev, Dontesk, Járkov y Leopoli) debido a los retrasos en las obras.


Finalmente, ha prevalecido la decisión que se tomó en 2007 y ahora llega el momento de jugar. Desde el punto de vista deportivo no habrá problemas. Los estadios están a punto: la Donbass Arena de Donetsk y el estadio del Metallist de Járkov estaban listos en 2010, y los de Kiev y Leopoli han sido completados cuando casi se agotaba el plazo. Por tanto, el espectáculo en las ciudades anfitrionas está asegurado.

 
Sin embargo, podrían producirse dificultades desde el punto de vista logístico, dado que las infraestructuras previstas no han sido llevadas a término completamente. Los amantes del fútbol, que se dirigirán en masa desde los Cárpatos al Donbass, quizá puedan encontrar problemas con el transporte y el alojamiento.

 
De cualquier modo, en Ucrania están haciendo un esfuerzo para llegar a la cita en la mejor de las maneras posibles. Y, aunque el presidente Víktor Yanukóvich haya dicho que, con todo lo que el Estado ha desembolsado, hará falta bastante tiempo para recuperarse, se espera con ansiedad la fecha clave de junio de 2012.

 
La Eurocopa supone una ocasión para los negocios: los hinchas que se desplacen a Ucrania no pensarán en ahorrar y los precios ya están subiendo. Pero también es una ocasión para que el país se luzca. Ucrania, una nación prácticamente desconocida en Europa, si no es por un par de temas clave (Chernóbil entre ellos), merece la pena como destino, puesto que hay mucho que descubrir, más allá de los clichés y del fútbol.


Mientras tanto, en el mundo político occidental se extiende la confusión sobre el caso de Yulia Timoshenko, la líder de la oposición condenada a siete años de cárcel, y la Unión Europea insiste en poder llegar a un compromiso con Yanukóvich que satisfaga a todas las partes implicadas. Hay voces que han sugerido incluso un boicot al show futbolístico, debido a la inflexibilidad mostrada por Kiev. Parece una solución errónea que no llevaría a nada, especialmente porque el deporte debe, por todos los medios, mantenerse alejado de la política.


Mientras tanto, Ucrania está ultimando los preparativos para salir al escenario del fútbol y solo cuando caiga el telón se podrá hacer balance. Mientras tanto, la fiebre, poco a poco, va subiendo...

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies