Condenan a libertad vigilada al amo de un perro que mató a un hombre de un tiro

El insólito suceso se produjo en el interior de un coche el 30 de octubre de 2010, cuando Solomin, acompañado de dos amigos y su perro, se dirigía a cazar.

El acusado había colocado en el asiento trasero de su vehículo su escopeta de calibre 12, montada y sin funda, y con un cartucho en la recámara, totalmente lista para disparar, según el comunicado de la fiscalía regional, citado por la agencia Interfax.

Según fuentes de la investigación, "el perro se puso inquieto y movió el arma con las patas de manera que ésta cayó al suelo con el cañón apuntando al respaldo del asiento del conductor".

Luego, el animal rozó el gatillo de la escopeta con una pata y causó un disparo mortal que alcanzó al conductor del vehículo.

Solomin reconoció en el juicio su responsabilidad por lo sucedido. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies