Francisco de Miranda: la cercanía de Rusia y América Latina

Escultura de Francisco de Miranda. Foto de Itar Tass.

Escultura de Francisco de Miranda. Foto de Itar Tass.

En el parque del tricentenario de San Petersburgo tuvo lugar la solemne inauguración del monumento a Francisco de Miranda, héroe nacional de Venezuela y uno de los libertadores de América Latina, en el 262° aniversario de su nacimiento.

El monumento es obra del escultor venezolano José Ángel Carrasco y fue entregado a Rusia por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Francisco de Miranda fue el primer suramericano que estableció contactos oficiales con el Imperio Ruso. Fue recibido en la corte de Catalina II, que le concedió el uniforme de coronel del ejército ruso.

Miranda fue el primero de una pléyade de libertadores del continente latinoamericano que buscaron respaldo en otros países contra la opresión española. Fue con él, precisamente, con quien comenzó la gradual liberación de América Latina del dominio español. La doctora Carmen Bohórquez, historiadora venezolana e investigadora de la vida de Miranda, considera que la sociedad latinoamericana está en deuda con el primer libertador. La historiadora recordó el papel  desempeñado por Miranda en la historia continental en una serie de conferencias que pronunció en varias universidades rusas.

El propio Miranda decía que él amaba su patria, pero que por encima de ella, amaba la libertad. Con ello, pretendía subrayar que la dignidad humana es imprescindible. Ya que un pueblo es capaz de convertirse en Nación sólo con dignidad y libertad.

Estas concepciones de Miranda no perdieron actualidad y sigue siendo popular, no sólo en su patria, sino también en la lejana Rusia, donde en la actualidad existe toda una red de los llamados círculos Miranda.

Olga Averina, coordinadora de la Asociación de clubes de amistad con Venezuela reconoce que en Rusia esta Asociación lleva el nombre de Miranda con especial orgullo, no sólo porque este prohombre se situó en las fuentes del desarrollo de las relaciones entre nuestro país y América Latina, sino por los valores humanos que propugnó.

“Puede decirse sin exagerar que Francisco de Miranda supo transmitir a sus descendientes su apasionado patriotismo, su elevado sentido ciudadano, su determinación, su valor personal y su estoicismo en las situaciones más críticas. Tales rasgos de carácter, sus principios de vida y sus elevados ideales son una rareza en el mundo contemporáneo. Sin embargo, esto no significa que no haya que tender a lograrlos. Más bien a la inversa. Precisamente, este afán es el que transforma al ser humano común en un ser humano con mayúsculas, al que no le es indiferente lo que ocurre en el mundo, en su país natal y que no conoce la palabra ‘indiferente’. Por eso las ideas de Miranda son actuales hasta ahora no sólo en Rusia, sino en muchos países del mundo”, explica Olga.

La popularidad de las ideas de Miranda coincidió con el período de intensificación de la cooperación entre Rusia y Venezuela, que en el curso de los últimos siete años se ha constituido en el principal socio comercial, económico y estratégico de Rusia en América Latina. Los lazos  humanos también se despliegan a un ritmo elevado. En 2009, la asociación creativa “Grenada”, con el respaldo de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en la Federación Rusa, organizó la Asociación Rusa de clubes de amistad con Venezuela “Francisco de Miranda”.

Los principales objetivos de la Asociación, resaltados por Olga Averina, son la unión de todos quienes se interesan por la historia, la cultura y las tradiciones de Venezuela, así como la actividad educativa, que permite conformar una representación más objetiva sobre este país latinoamericano.

En sus tres años de vida la Asociación llevó a cabo una enorme cantidad de actividades. “Conferencias estudiantiles dedicadas a Venezuela; días de cultura; la muestra y discusión de filmes; el estudio de la música y los bailes nacionales con profesores venezolanos; lecciones en las escuelas de Moscú sobre el tema ‘Mi descubrimiento de Venezuela’ para los colegiales de primeros grados. Tomamos parte en actividades en el extranjero, por ejemplo en Minsk y en Hamburgo… Es imposible enumerar todo”, dice Olga.

También han participado numerosas personas durante los años de funcionamiento de los “círculos de Miranda”, como se suele denominar a los clubes de amistad con Venezuela por todo el mundo. Sin embargo, Olga considera inolvidable el encuentro con Hugo Chávez.

“Gracias a la Asociación de clubes de amistad con Venezuela ‘F. Miranda’ he conocido a gente espléndida en distintas ciudades de Rusia, América Latina y todo el mundo, a las que hoy puedo ciertamente calificar como mis amigos”, responde ella a la pregunta sobre qué fue lo que la llevó a los “círculos de Miranda”. Olga agrega: “no me es indiferente lo que ocurre en el mundo y en mi país”.

Hugo Chávez, al inaugurar una de las sesiones conjuntas de Rusia y Venezuela, recordó en broma que en una de las misivas de Miranda dirigidas a Catalina II, el patriota le confesaba a la emperatriz que sus labios rojos, sus ojos azules y su cabello dorado inspiraban al romántico Francisco en la creación de la gama de colores del futuro pabellón de la nueva Venezuela libre.

La historia común de Rusia y Venezuela continúa.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies