Rusia estudia crear una unidad especial para investigar a la policía

La iniciativa responde a una petición formulada por varias organizaciones de defensa de los derechos humanos, explicó a la agencia Interfax el portavoz del CI, Vladímir Markin.

La semana pasada, una serie de grupos defensores de los derechos humanos solicitó mediante un declaración pública la creación de una unidad especial de investigación para fiscalizar las actuaciones de la policía.

"Los hechos que de manera regular son denunciados por organizaciones de defensa de derechos humanos y los medios informativos muestran que los agentes de las fuerzas del orden emplean la tortura no sólo en Tatarstán, sino también en otras regiones de Rusia", señalaba el documento.

La declaración fue publicada después de que se conociera el caso de Serguéi Nazárov, un hombre de 52 años que murió el pasado día 11 tras permanecer dos días detenido en una comisaría policial de Kazán, la capital de la república rusa de Tatarstán.

Nazárov falleció en un hospital por desgarro del intestino recto, pero antes de morir denunció que había sido torturado y sodomizado con una botella de champán por los agentes, que lo habían detenido por una falta administrativa.

Cinco policías de la comisaría donde se produjeron estos hechos quedaron en prisión preventiva acusados de abuso de poder y de infligir lesiones graves causantes de muerte, entre otros delitos.

El portavoz del CI informó hoy de que en la región siberiana de Kémerevo dos oficiales de policía, un mayor y un capitán, fueron arrestados acusados de torturar hasta la muerte a un hombre de 25 años que había sido detenido como sospechoso.

Según Markin, los policías abandonaron su cadáver en una carretera, donde fue hallado el 7 de diciembre de 2011.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.