El estilo no cambia

La semana de la moda Mercedes Benz Rusia acaba de terminar. Este evento reúne algunos de los diseñadores más prestigiosos de Rusia y del mundo, y expone además lujosos autos. La única representante de la moda latinoamericana que estuvo presente fue la diseñadora peruana Sitka Semsch, que mostró una colección primavera-verano en la que las telas fueron las protagonistas, con un enfoque en los tules y los brillos en una gama de colores neutros. Pero también le dio mucha importancia a los tejidos de lana de alpaca, típicos peruanos, que promocionó en el vídeo de presentación antes del desfile. Esta destacada diseñadora combina de manera armoniosa elementos de su cultura, al mismo tiempo que les da un toque universal. En el desfile hubo otro elemento andino, la presentación del sombrero típico peruano.

Fotos de Elena Pochetova

Eres la única latinoamericana en este evento, es un gran logro para ti. Pero, ¿por qué no hay otros diseñadores latinoamericanos en Rusia?

Creo que una de las razones es que para nosotros está lejísimos. Cualquiera de nosotros tomamos un día en llegar y además el idioma es extraño. Creo que hay muchos factores por los cuales uno dice “no, hasta Rusia no voy”. Pero la verdad es que hace muchos años que vengo acá y me siento feliz, siempre he sido muy bien acogida por la gente. Tengo, por ejemplo, amigos rusos que no hablan nada de castellano, nada de inglés, y sin embargo hemos conservado la amistad durante ocho o nueve años. Pero, en términos generales, Rusia es realmente una plataforma para mostrar tu trabajo al mundo.

¿Qué te han parecido los diseñadores rusos?

Me parecen súper buenos y tienen propuestas muy diferentes. También tienen una estética visual muy diferente a la nuestra, los latinoamericanos. Y al mismo tiempo difiere de la de  los europeos y de la americana. En mi opinión, lo más importante para un diseñador es que logre crear su propia voz.

¿De qué forma ha influido tu experiencia en Rusia en tus diseños?

Creo que el hacer más veces de lo mismo te va mejorando. Contactar con otros diseñadores y con otras propuestas es importante. Pero lo más importante es conocerte a ti como persona y saber cómo es tu propia estética. Hay que estar abierta para ver y entender otras cosas, pero sin dejar de hacer lo que te sale del alma. Eso es lo que hago con mis propuestas en general. Ahora la muestra es en Rusia, y aunque la colección está enfocada a este país, siempre trato de mantener mi propio estilo.

¿Es difícil romper las barreras de los gustos en otros países?

Yo creo que hoy en día, la mujer, sin importar de donde sea, es muy internacional por toda la información que tiene. Sabe muy bien qué se está usando en otros países. Al fin de cuentas, todas somos mujeres y nos gusta sentirnos lindas. Tal vez lo única diferencia sea el clima, las ocasiones en que debemos usar una cosa u otra. Pero, por ejemplo, una diseñadora americana decía que las prendas que son un “hit” en América también lo son en Japón. Ya nos hemos globalizado tanto, para bien o para mal, que uno se va unificando, y ya no es una cuestión cultural, sino de encontrar a esa mujer que le gusta tu estética en Rusia, o en otro país.

¿Cómo le gusta vestirse a la mujer latina?

 

Yo siempre he dicho que la mujer latinoamericana es mucho más “apretadita”. Pero si bien soy muy peruana, no tengo la sensación de ser como ese prototipo de “rica y apretadita”. Creo que en ese sentido me gusta mucho más la mujer “sensual” y no “sexy”. Una mujer femenina no se expone necesariamente. Creo que debe haber personas así también en otros países latinoamericanos, y no metería a todas las latinoamericanas en un mismo grupo ni diría que por ser latina entonces te gusta vestirte así.

¿Qué balance haces de tu participación en el Mercedes Benz Fashion Week de Moscú?

Excelente. He tenido muy buenas críticas. Regreso contentísima a Perú, sintiendo que  todo el equipo hemos hecho un muy buen trabajo. Ahora la tarea consiste en seguir estableciendo conexiones para finalmente vender ropa acá, que es lo que quiero.

¿Ya tienes contratos con tiendas en Rusia?

No, todavía no. Vine durante tres años consecutivos y luego hice una pausa de cinco años porque me quedé embarazada (soy mamá), y después de cinco años me propuse volver. Hace un año retomé mis proyectos con una tienda en Perú. Entonces ahora estoy lista para poder empezar a producir y exportar. Ahora estoy en ese paso.

¿Has aprendido algo de ruso?

Net. Nada, es muy difícil. Sólo mi amiga traductora me entiende cuando le digo que me lleve a un “PECTOPAH”, que es restaurante, pero yo lo leo así... Reconozco algunas letras, pero no puedo pronunciar las palabras.

¿Qué consejos daría a los rusos a la hora de vestir?

Mi idea es que no se vistan necesariamente mis prendas, porque es interesante poder tener variedad. Por eso les diría que lo más importante es conocerse. Tú propones y el individuo tiene que conocerse para que lo pueda combinar y que se haga propio. Al final tiene que ser tu propia propuesta. Considero que eso es lo más importante, que tú tengas tu propio estilo, no el estilo del diseñador ni el de tu amiga, sino el tuyo propio.

Pero, ¿cómo puedes hacerlo si en el mundo de hoy encuentras en todas las tiendas un poco de lo mismo?

Sí, pero el punto es cómo lo mezclas, qué accesorios te pones, cómo te peinas. Todo eso al final crea un producto propio para que realmente tú seas un individuo que se entiende a sí mismo, que sabe qué le gusta de su cuerpo, que no está simplemente imitando o siguiendo las tendencias. Tener un estilo es mucho más importante que seguir una tendencia. El estilo propio no cambia más allá de las tendencias. Y para tener un estilo debes conocerte, saber si te sientes sensual, o sexy o te gusta esconderte. Se trata de que tu personalidad aflore a través del “trapo” que te estás poniendo encima. Hay incluso un libro que dice que el lenguaje del vestir es el más importante, porque en el momento en que te veo, tú sin pronunciar una palabra ya me estás diciendo con quién tratas. No es cuestión de lujo, sino de mostrar en qué crees cuando te tapas el cuerpo. Sin ropa no puedes salir a la calle, por eso, dependiendo de cómo te tapas tu cuerpo, ya me estás diciendo quién eres tú.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies