Las ambiciones turísticas de Nicaragua

Fotografía de Dmitry Zaika

Fotografía de Dmitry Zaika

Serguéi Gorski, director del Departamento de Exposiciones Turísticas de la empresa ITE, organizadora de la exposición MITT-2012, afirmó que en la edición de este año participarán más de 3.000 compañías.

Los países de América Latina llevan a cabo una activa promoción de sus servicios turísticos en el mercado ruso. Muestra de ello es que en 2011 los trece países latinoamericanos participantes ocuparon una superficie de 680 m2. Los stands tuvieron más de 80.000 visitas, entre ellas las de 3.000 profesionales.

 

Turistas rusos: generosos y anhelados


Cada año se amplía la geografía de participantes del Hemisferio Occidental. En esta ocasión, la República Dominicana ha participado por primera vez como socio oficial de MITT. Ayer, 22 de marzo, en el marco del día del país caribeño, se llevó a cabo una presentación de sus posibilidades turísticas. En   2011 la lista de los países latinoamericanos se completó con Nicaragua y El Salvador.

Turistas rusos en América Latina: 2010 frente a 2011

República Dominicana: +53%

Cubа: +43%

Мéxico: +57

Chile: +46%

¿Qué atractivo encuentras los touroperadores latinoamericanos en Rusia? Antes que nada, a lo largo del último decenio se observa en Rusia un estable crecimiento de la demanda de servicios turísticos, así como un importante auge de la capacidad de consumo de la población. Como la MITT es una de las exposiciones internacionales más fuertes en el ámbito turístico, los países procuran tener presencia para aumentar el número de visitantes, además también se incluyen los  países de la CEI.

Fotos de Dmitri Zaika

Entre los proveedores extranjeros de servicios turísticos circulan leyendas sobre la generosidad de los turistas rusos. Sólo en 2010 gastaron fuera de sus fronteras 26,5 millones de dólares, según afirma Yuri Barzikin, vicepresidente de la Unión Rusa de la Industria Turística. Alexánder Radkov, titular de Rosturizm (Agencia Federal de Turismo de Rusia), señala que el turismo ruso hacia el exterior creció en un 15%, en comparación periodo análogo del año anterior. Además, se han vuelto más activos, buscan nuevas distracciones e impresiones y su alta capacidad de consumo les permite descubrir y asimilar con facilidad nuevas formas de ocio.

Grandes ambiciones de un pequeño país


En este sentido, Nicaragua es por ahora un destino lejano y exótico, aunque tiene ambiciones para quedarse con un pedazo de la suculenta torta turística. Este país centroamericano, con una población de apenas 6 millones de habitantes y un territorio de 139.000 km2 reúne todas las premisas para convertirse en un centro turístico. En 2011, cerca de un millón de turistas visitaron Nicaragua. Sin embargo, Managua está dispuesta a aumentar esta cifra varias veces.

"Para nosotros la promoción turística es un proyecto de máximo importancia”, dice Laureano Ortega, titular de la agencia estatal nicaragüense destinada a atraer inversiones, ProNicaragua. “Estamos dispuestos a recibir más turistas. No sólo rusos, sino europeos y norteamericanos. El 60% de la gente que visita América Central viene precisamente a Nicaragua”.

Los rusos no necesitan visado para entrar a este país. Sin embargo, la principal traba es la falta de una comunicación aérea entre ambos países. En la actualidad, resulta caro y complicado. El gobierno de Nicaragua deberá resolver este problema a corto plazo. “Trabajamos en la creación de nuestra propia compañía aérea y estamos cooperando estrechamente con la parte cubana en este asunto, queremos proponer a los turistas un paquete que comprenda varias direcciones, conjugando Cuba y Nicaragua. Asimismo nos encontramos en proceso de negociación para establecer una alianza con Aeroflot, que vuela a La Habana, lo que indudablemente debe atraer a los turistas rusos. Cuba tiene el mar Caribe, La Habana vieja y muchas otras atracciones interesantes. Esas visitas pueden completarse con el turismo ecológico a Nicaragua, donde hemos conservado una naturaleza virgen. Por ejemplo el lago Nicaragua es el único en el mundo donde se crían tiburones de agua dulce. Esto ofrece enormes posibilidades a los aficionados a la pesca. También planeamos crear un módulo de tránsito para aquellos turistas que se dirijan a otros países de América Central”, aclara Laureano Ortega, promotor de inversiones e hijo de Daniel Ortega, actual presidente.

Sin embargo, reconoce que para realizar un proyecto turístico de tal escala se requerirán una serie de recursos complementarios. “El objetivo de nuestra presencia en esta exposición es mostrar a los rusos la auténtica Nicaragua e invitar a los inversores y operadores turísticos rusos a una ulterior cooperación. Estimulamos activamente las inversiones en nuestro país y por eso hacemos todo para que los inversores extranjeros se sientan cómodos entre nosotros. Por ejemplo, existe una ley según la cual las empresas del sector turístico están libres de impuestos. El turismo se ha convertido, para nuestra región y para Nicaragua, en un importantísimo factor de desarrollo económico. El desarrollo del turismo habrá de estimular la empresa privada, desde una casita hasta una pequeña finca campesina y un pequeño hotel privado”.

Por los senderos del Ché

Según afirma Ortega, Nicaragua tiene qué proponer a los exigentes turistas rusos. Se hace especial hincapié en el turismo temático. En el proyecto titulado la Ruta del Café se propone un recorrido por cinco departamentos del norte de Nicaragua para conocer cómo se cultiva el café y el tabaco; la Ruta del Agua descubre las bellezas del río San Juan, por el que hay que navegar en bote.

Ortega añade a estos programas el proyecto  “Ruta de Libertadores”, que se elabora en conjunto con los países del grupo ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). “Queremos proponer a los turistas visitar los lugares de la lucha de libertadores del continente latinoamericano como Bolívar, Sandino o el Ché. Es un proyecto integrador muy importante que, por ahora, está en proceso de elaboración”.

Aunque los rusos comunes no estén al tanto de las agrupaciones geopolíticas del “continente en llamas” y el latinoamericano más conocido para ellos sea exclusivamente el Ché Guevara, Laureano Ortega, está convencido de que los turistas rusos se interesarán, indudablemente, por los lugares donde pueden tocar la historia.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.