La separatista Osetia del Sur vuelve a celebrar elecciones presidenciales

En medio de altas medidas de seguridad alrededor de 40.000 personas están convocadas a las urnas en 84 colegios para decidir quién regirá los destinos de la región sumada a la crisis política por la incertidumbre a raíz de los anteriores presidenciales.

A los comicios de hoy concurren cuatro candidatos: el exjefe del Comité de Seguridad suroseta Leonid Tibílov, el jefe de la Comisión presidencial de los Derechos Humanos, David Sanakóev, el embajador suroseta en Rusia, Dmitri Medóev, y el líder del Partido Comunista de la región, Stanislav Kochíev.

"No voy a votar (en los comicios) ya que no le veo sentido ni creo en su imparcialidad", dijo Dzhióyeva que no puede concurrir a las elecciones de hoy según la decisión de TS.

Se mostró además sorprendida por el hecho de que "ninguno de los cuatro candidatos ha expresado su opinión acerca de lo ocurrido", según la líder opositora, citada por agencias locales, en alusión al supuesto arrebato de su victoria en los anteriores comicios.

Hizo esas declaraciones al salir del hospital donde fue ingresada tras sufrir un infarto cerebral durante un violento asalto de sus oficinas por las fuerzas de seguridad del pasado 9 de febrero.

El 27 de noviembre del año pasado, Dzhióyeva se impuso ampliamente en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Osetia del Sur, pero dos días después el TS anuló los resultados a requerimiento del partido del candidato perdedor, el oficialista Unidad.

Ese mismo día, el Parlamento suroseta convocó nuevas elecciones presidenciales para el 25 de marzo de este año, en las que no podía participar la líder opositora.

En respuesta a esas decisiones, Dzhióyeva se proclamó presidenta electa y sacó a sus partidarios a la calle.

Tras diez días de confrontación, la líder opositora y las autoridades llegaron a un acuerdo, que incluía la renuncia del presidente saliente, Eduard Kokoiti, y de otros altos cargos, así como la celebración de nuevos comicios con la participación de Dzhióyeva.

Si bien Kokoiti dimitió, el Parlamento suroseta se negó luego a destituir al fiscal general, Taimuraz Jugáyev, y al presidente del Tribunal Supremo, Atamaz Bichénov, por lo que Dzhióyeva revocó su firma de los acuerdos.

Osetia del Sur se escindió de facto de Georgia a comienzos de la pasada década de los años 90 y después de la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008 fue reconocida por Moscú como Estado independiente, al igual que Abjasia, otra región separatista georgiana.

Desde entonces, las independencias del Osetia del Sur y Abjasia, ambas regiones fronterizas con Rusia, han sido reconocidas también por Venezuela, Nicaragua y los Estados insulares de Nauru y Tuvalu. EFE

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies