En busca de soluciones en Irán

Dibujo de Niyaz Karim

Dibujo de Niyaz Karim

Tal y como anunció el pasado 13 de marzo Ramin Mehmanparast, representante de los medios de comunicación de la República Islámica de Irán, próximamente tendrá lugar un encuentro entre el presidente de Irán con los seis mediadores del llamado grupo P5+1 (Rusia, Reino Unido, Alemania, China, EE UU y Francia), muy probablemente en Estambul. Esta es la reacción persa a la declaración conjunta del P5+1 del 8 de marzo, en la que se instaba a los mediadores iraníes a un diálogo serio sin condiciones previas y de seguimiento.

Por lo visto, Teherán decidió que las frecuentes afirmaciones diarias acerca de un posible ataque a su país habían cruzado la línea que separa la presión de la propaganda habitual, de la preparación de la opinión pública en Occidente para una verdadera guerra en el Golfo Pérsico. Ante esta situación, tal vez sea el momento para reiniciar el proceso de negociación, congelado en 2009.

La posición de los importantes negociadores más relevantes ya se ha expuesto al público.

"Haremos todo lo posible para asegurarnos de que ningún conflicto tenga lugar ni en Irán, ni en sus alrededores. Para nosotros, sería un impacto negativo y directo", declaró a finales de febrero en Sarov Vladímir Putin. En concreto, el presidente electo ha reconocido el derecho de Irán a desarrollar un programa nuclear civil, incluido el derecho a enriquecer uranio. "Pero para hacerlo es necesario una declaración de todas las actividades nucleares de Irán bajo una custodia fiable y completa de la OIEA. Si esto sucede sería posible cancelar todas las sanciones existentes contra Irán, incluyendo la unilateral". En ello consiste el enfoque progresivo dirigido a disminuir progresivamente la presión sobre Irán a cambio de que de pruebas de la naturaleza pacífica de su programa nuclear.

Mientras tanto, el pasado martes se dio a conocer la posición común de los líderes de Estados Unidos y Reino Unido.

"Como miembros de la comunidad internacional, formamos un frente unido para imponer severas sanciones contra el régimen iraní que viola sus obligaciones internacionales. Creemos que hay tiempo para encontrar una solución diplomática a este problema y una oportunidad para que podamos coordinar nuestros esfuerzos diplomáticos con China, Francia, Alemania y Rusia, nuestros socios en el grupo P5+1”, expresaron Obama y Cameron en un artículo conjunto publicado en el The Washington Post. Y más adelante: "En un momento en que los EE UU están imponiendo sanciones más duras y en el que la UE se prepara para introducir un embargo sobre el petróleo iraní, las opciones de Teherán se está agotando: o cumple con sus obligaciones internacionales, o pagará por su comportamiento", añaden Obama y Cameron.

Aquí la secuencia se invierte; ante el aumento de la presión se exigen pruebas de Irán.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.