Rusia prohíbe importación de pienso proteico de la UE a partir de 26 de marzo

La decisión, según la agencia gubernamental rusa, obedece a la "necesidad de armonizar la legislación rusa con la internacional" y también a la reiterada localización de restos de ADN de animales rumiantes en los piensos importados por Rusia desde los Veintisiete.

Las autoridades rusas temen que el empleo de componentes de procedencia animal en los piensos europeos pueda constituir un peligro de contagio con encefalopatía bovina (la enfermedad de las vacas locas) para el ganado ruso.

El jefe del Servicio Veterinario ruso, Serguéi Dankvert, explicó a la agencia Interfax que la prohibición afectará a piensos producidos en la UE pero cuyo consumo también está prohibido en los Veintisiete.

Además, Dankvert agregó que Rusia vigilará muy de cerca la composición de las harinas elaboradas con pescado importadas desde la UE, dado que la agencia rusa ha encontrado resto de proteínas de animales rumiantes entre sus ingredientes.

Hoy mismo, entró en vigor en Rusia la prohibición de importación de ganado de la UE debido a la expansión del nuevo virus Schmallenberg, medida que afecta a los vacunos, ovinos, caprinos y porcinos.

Rusia estima que en algunos países comunitarios como Alemania, los Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y Francia, la situación en relación a la epizootia Schmallenberg es muy grave.

Considera además que Bruselas no ha respondido a su petición de información sobre las medidas adoptadas para frenar la propagación del virus y los resultados de las investigaciones realizadas en los animales afectados.

Moscú también acusa a los Veintisiete de no garantizar la seguridad de las cabezas de ganado que venden al mercado ruso y de violar abiertamente el reglamento de exportación de cerdos vivos.

El virus, que recibe el nombre de la ciudad alemana de Schmallenberg, situada en Renania del Norte-Westfalia, relativamente cerca de los países del Benelux, fue detectado a mediados de noviembre pasado en ese núcleo poblacional en un ternero deformado.

El virus, para el que no existe vacuna o tratamiento específico, produce malformaciones congénitas en corderos y terneros y provoca fiebre, diarrea severa y abortos en el ganado. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies