Supuesto lanzamiento de plátano al campo desata escándalo en el fútbol ruso

"Yo no vi nada. Cerca del campo estaba el delegado del equipo y él tampoco vio nada. Si ocurrió algo, fue una acción furtiva. Esto parece una provocación", afirmó Olga Smoródskaya, presidenta del Lokomotiv Moscú, según las agencias rusas.

Precisamente, el presunto lanzamiento del plátano tuvo lugar durante el partido disputado el domingo entre el Lokomotiv y el Anzhí de Majachkalá, cuyo jugador y actual asistente, el brasileño Roberto Carlos, ha sido víctima de dos incidentes similares.

La fruta cayó, al parecer, tras el pitido final cerca de donde se encontraba Christopher Samba, defensa congoleño del equipo caucásico dirigido por el holandés Guus Hiddink.

"Quiero llamar la atención de que las historias con los plátanos sólo ocurren con un solo club (el Anzhí). Miraremos detenidamente los vídeos. No tenemos prisa. Si se confirma, no encubriremos nada y castigaremos a los culpables", apuntó Smoródskaya.

La directiva insistió que el club "está en contra del racismo" y recordó que en la plantilla de su equipo "hay muchos jugadores negros y nunca ha ocurrido algo parecido".

La Unión de Fútbol de Rusia (UFR) anunció la creación de un grupo de trabajo para investigar el caso, para lo que estudiarán todas las imágenes recogidas por las cámaras instaladas en el estadio del Lokomotiv.

"El incidente con Samba es escandaloso (...). No es la primera vez que ocurre", aseguró Serguéi Fursenko, presidente de la UFR.

Por su parte, Samba se mostró triste por lo ocurrido: "Intento no pensar en el racismo. Quiero pensar que esto no es un fenómeno muy extendido. Puede que esté equivocado, pero quiero creer que esto es así".

"Por regla general, esta clase de escándalos son obra de un solo idiota", apuntó.

El pasado viernes, Roberto Carlos perdonó al aficionado que en junio del pasado año le tiró también un plátano durante un partido de liga.

El veterano lateral izquierdo, que ha sufrido dos incidentes con plátanos desde que recalara hace un año en el fútbol ruso, subrayó que "hay que intentar acabar con el racismo en el mundo. Si una persona tiene algún problema, pues no lo debería traer al campo de fútbol".

En medio del escándalo, el ministro de Deportes de Rusia, Vitali Mutkó, y el director de mercadotecnia de la FIFA, Thierry Weil, ofrecerán mañana, martes, una rueda de prensa en la que desvelarán la estrategia del comité organizador del Mundial 2018.

Tanto UEFA, como los gobernantes y directivos deportivos rusos reconocen que el racismo en los estadios es uno de los principales problemas que aquejan al fútbol en Rusia. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.