Rusia teme el inicio de conflicto religioso en el mundo islámico desde Siria

"Si se rompe el carácter multiétnico y multiconfesional en el complejo modelo del Estado sirio, en cuya historia hubo no pocos acontecimientos dramáticos, las consecuencias podrían ser imprevisibles. Es obvio que el modelo actual no ha funcionado", lamentó el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa teme que es precisamente en Siria "donde puede explotar la crisis entre chiíes y suníes en el mundo islámico. Si el actual modelo se derrumba la situación puede cambiar no sólo en Irán sino también en Irak, donde los suníes se sienten obviados".

"Por eso cualquier decisión sobre Siria puede desencadenar procesos muy serios. Y todos los que pueden influir de alguna manera en estos procesos deben ser conscientes de todo el alcance de su responsabilidad", advirtió Lavrov en una entrevista concedida al canal de televisión "Rossiya".

Tras el apoyo que dio Rusia este viernes en el Consejo de Seguridad a la misión mediadora en Siria del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, Lavrov subrayó hoy que Moscú apoyará cualquier acuerdo sobre los dirigentes sirios siempre que se den en el marco de un diálogo entre las partes en conflicto.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies