Opositor ruso inicia huelga de hambre tras ser condenado a 10 días de arresto

Udaltsov, líder del radical Frente de Izquierdas, fue detenido el pasado 10 de marzo tras la celebración de una multitudinaria manifestación -autorizada- contra la victoria de Vladímir Putin en las elecciones presidenciales del 4 de marzo.

Al término de ese mitin opositor, Udaltsov se dirigió junto a varias decenas de sus partidarios a la céntrica plaza Pushkin de la capital rusa con intención de permanecer en ella por tiempo indefinido.

"Después del mitin en la calle Nuevo Arbat, quise ir pacíficamente hasta la plaza Pushkin para departir con mis seguidores, y conmigo vinieron varias decenas de personas", dijo durante la sesión judicial, citado por la agencia Interfax.

Udaltsov niega que se haya resistido a las fuerzas del orden, intentado interrumpir el tráfico o proferido improperios, al tiempo que acusó a los efectivos antidisturbios que le detuvieron de actuar con un uso de la fuerza desproporcionado.

Las autoridades moscovitas habían advertido días antes de que no permitirían que la oposición acampara en la capital al estilo de la Revolución Naranja ucraniana de 2004, en la que los opositores lograron la repetición de los fraudulentos comicios presidenciales.

Nada más conocerse el fallo, Udaltsov fue trasladado en un furgón policial a la prisión donde deberá permanecer durante los próximos diez días.

El juez explicó que uno de los motivos por los que fue condenado el opositor fue por su negativa a arrepentirse tras ser sentenciado ya en numerosas ocasiones a arrestos administrativos.

Udaltsov, que ya declaró en diciembre una huelga de hambre en la que perdió unos quince kilos, por lo que tuvo que ser ingresado en un hospital, aseguró recientemente a Efe que en los últimos años ha pasado en prisión cerca de 300 días.

El opositor dijo esta semana a Efe que la oposición extraparlamentaria rusa ha decidido aplazar las protestas contra el presidente electo hasta la ceremonia de investidura, a principios de mayo próximo.

"El poder no es legítimo. No podemos dejar de ejercer presión sin violencia. Si las protestas no dan resultado, recurriremos a otros métodos. La lucha será larga", dijo.

Mientras la oposición habla de falsificaciones masivas en las elecciones del 4 de marzo, Putin reconoce pequeñas irregularidades y defiende la limpieza de su victoria con el 63,6 por ciento de los votos. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.