Ole Lukoye, música sin prototipos

Con más de diez años de existencia, carecen de prototipos y además tampoco gozan de gran popularidad en Rusia, pero hay que reconocer que la música de Ole Lukoye es muy recomendable para las personas interesadas en el concepto del viaje sonoro y para las que deseen indagar en el poder de la música para relajar la mente o evadirse.

Borís Bardasch, Andréi Lawrinenko y Alexánder Frolov comenzaron este proyecto en 1989 con la intención de combinar la psicología y el espíritu de la música con instrumentos étnicos y pasajes psicodélicos. Entonces viajaron al sur de Siberia con el fin de encontrar inspiración en el chamanismo. Su música es el resultado de aquel encuentro.

Cuando escuchas sus temas parece que estás presente en alguna ceremonia tribal. Hay melodías orientales, sonidos de percusión o bases electrónicas que hacen que se creen las características para un buen trance.

Su primeros tres álbumes son: Zapara (1993), Toomze (1996) y Doo Doo Doo (1998), y tienen un sonido muy similar. En mi opinión, a partir de Toomze, la banda evoluciona hacia un sonido más personal, creando un equilibrio entre esa atmósfera de melodías flotantes y un sonido más rudo con influencias del kraut-rock alemán, en la onda de los alemanes Faust (el sonido de las guitarras es muy parecido), o Amon Dull. Con" Doo-Doo-Doo" (1998), se puede escuchar esta evolución. Las guitarras distorsionadas cobran más protagonismo. "Wedding Of Deaf Mute ", el primer tema, es un buen ejemplo.

Le siguen los álbunes : Crystal Crow-bar (2000), Relax in Your Dream (Live - 2000), Flown Across the Street ( 2001), Horse Tiger (2002), Dream of the Wind (2003). Todos ellos son muy cinematográficos.

Aunque lo cierto es que resulta difícil encasillar a Ole Lukoye en un estilo determinado, la mezcla de sonidos que realizan es tan genuina que hace de ellos una banda única, sin prototipos. No entran dentro de los límites de ningún género en particular. Son una de esas bandas que tienen que ir trabajándose un público en cada concierto.

Lo cierto es que en Rusia no es una banda muy conocida. Pero han ido ganando reconocimiento en Europa Occidental actuando en varios festivales, como Herzberg Burg o Klangbad, y haciéndose una base de fans sólida, especialmente en Alemania.

Además, también es palpable el trabajo de Hans-Jochen Irmler (Fausto), que produjo en su estudio los álbumes 'Crystal Crow-Bar'(2000) , 'DooDooDoo' (2001) y "Horse Tiger" (2002). La verdad es que es un lujo poder producir con un miembro de una de las mejores bandas pioneras del kraut-rock.

Hay gran cantidad de artistas que a lo largo de la historia han experimentado con la música como un medio para entrar en un estado de inspiración, que han trabajado un tipo de atmósfera más ambiental influida por los sonidos de la naturaleza. Ahí está el ejemplo de Steve Roach, creador de la música "techno tribal" y el "desert ambient". También nos encontramos a Robert Rich, pionero y experimentador en la música electrónica. Este estudiante de psicología fue el creador de los "sleep concerts". Mientras el público dormía, él hacía su música, induciendo a los oyentes a tener "sueños lúcidos". Por otro lado, Michael Stearns es una referencia en la música acompañada de sonidos de la naturaleza.

Estos artistas no venden muchos discos, pero tienen un gran reconocimiento por parte de la crítica debido a la manera que tienen de investigar con los sonidos y a la originalidad de sus canciones.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies