Movimiento pro derechos humanos pide el cese del ministro del Interior ruso

"Estoy convencido de que el presidente (Dmitri Medvédev) debe plantear la destitución del ministro del Interior", dijo Ponomariov en declaraciones a la agencia Interfax.

El activista comentó así la muerte el pasado día 11 de Serguéi Nazárov, de 52 años, tras permanecer dos días detenido en una comisaría policial de Kazán, la capital de la república rusa de Tatarstán.

Nazárov falleció en un hospital por desgarro del intestino recto, pero antes de morir denunció que había sido torturado y sodomizado con una botella de champán por los agentes, que lo habían detenido por una falta administrativa.

"Son absolutamente absurdas las declaraciones de la jefatura del Ministerio del Interior de Tatarstán de que castigarán a los responsables. Todos los jefes deben ser destituidos", recalcó Ponomariov.

Cuatro agentes de la comisaría donde se produjeron los hechos quedaron ayer en prisión preventiva y un quinto, en arresto domiciliario, acusados, entre otros delitos, de abuso de poder y de infligir lesiones graves causantes de muerte.

"Consideramos que se ha cometido un crimen deleznable y los culpables deben ser sancionados", dijo hoy Nurgalíev en una videoconferencia con altos cargos de su cartera, en la que amonestó al ministro del Interior de Tatarstán, Asgat Safárov.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies