El cineasta ruso Nikita Mijalkov elogia la identidad del cine español

"El cine español me gusta porque sigue siendo español", dijo hoy el director ruso en una entrevista con Efe.

Mijalkov sostiene que en el caso de España el séptimo arte no ha tratado, como en Rusia, de "parecerse a otros. No ha sucumbido ante Hollywood, no ha sido aplastado por otra cultura, por la común de la UE, por la (hamburguesa) McDonald's intelectual que existe hoy en el mundo, en el arte, en el cine".

En opinión del director, "las películas en las que participa, por ejemplo, (Javier) Bardem -un gran actor, que elige qué hacer- incluso si son estadounidenses, llevan el código genético español. Él por sí solo mantiene el nivel del cine del país".

El afamado cineasta ruso se congratula de que la cinematografía producida en España al igual que el carácter de su población, "mantenga su identidad".

A la pregunta de cuáles son las películas que más le han gustado en el último tiempo Mijalkov responde sin el más mínimo titubeo: "The Artist".

"Una cinta magnífica", apunta el realizador, que menciona también "En tierra hostil", de Kathryn Bigelow, película que definió como "muy seria".

"Hablando con franqueza, cuando la vi me quedé perplejo al saber que la había rodado una mujer. Es una película demasiado varonil. Por una parte, esto me sorprendió, pero también me alegró, porque demuestra que existe una mano firme de mujer en la realización cinematográfica", agrega.

Mijalkov es categórico a la hora de hablar de sus preferencias: "Odio el cine de ciencia ficción y no me gusta todo eso que se llama 3D, y no es por la tecnología. Lo que ocurre es que me cuenta cosas que no me dicen nada".

Precisa, eso sí, que hay notorias salvedades, como "Blade Runner", de Ridley Scott, "una película de ciencia ficción con un profundísimo sentido filosófico", apunta.

"Pero cuando me muestran 'Transformers', pues... sí... ¿y?", agrega con escepticismo.

El director de "Quemado por el sol", Óscar a la mejor película extranjera en 1994, prepara el rodaje de una nueva cinta, basada en dos obras del escritor Iván Bunin (1870-1953): el cuento "Insolación" y "Días Malditos", un diario sobre la revolución bolchevique y la guerra civil.

Se trata, explica, de una reminiscencia que tiende un puente entre los acontecimientos en la Rusia de los años 20 del siglo XX y los recuerdos de los oficiales zaristas que tuvieron que huir del país.

La guerra civil "es un tema que me preocupa desde hace mucho (...) Sería terrible si nos viéramos otra vez ante una situación en la que para unirnos tuviéramos que derramar la sangre los unos de los otros. El país no lo resistiría", afirma Mijálkov.

"No hago analogías directas, pero por lo menos hablo de lo que me preocupa y quisiera creer que preocupa a alguien más, a los espectadores, a mis compatriotas", añade el realizador.

Mijalkov es partidario del actual primer ministro y presidente electo de Rusia, Vladímir Putin, a quien considera como el único político ruso capaz de salvar el país de cataclismos.

Según el director, toda reforma en Rusia debe llevarse a cabo por un poder fuerte y responsable, ya que unas autoridades débiles sólo pueden conducir a una revolución, como la que estremeció al país en 1917.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies