Descubre el Cáucaso

Si pidiera a un ruso de a pie que le nombrara cosas relacionadas con el Cáucaso la lista probablemente sería algo parecida a esto: montañas, nieve, guerra, el dzhigit (valiente jinete de caballos), montañeses, Islam, cocina, hospitalidad y vacaciones. Esta lista es bastante exacta, pero limitada, ya que en el Cáucaso cada uno de estos elementos aparece a borbotones.

Las montañas

Aunque la mayoría de la gente se refiere a una región geográfica cuando dice “el Cáucaso”, en realidad es una cordillera que se extiende desde el mar Negro hasta el mar Caspio, separando a Rusia de Oriente Medio. Los picos más altos son el monte Elbrus (de 5.642 m de altura) y el monte Kazbek (de 5.047 m de altura). Estas montañas no se pueden considerar jóvenes, el tiempo las ha alisado algo, los terremotos son excepcionalmente raros y no hay volcanes. El Cáucaso ha sido siempre un destino clave, no solamente para los turistas rusos sino también para los investigadores: geólogos, estudiosos de los glaciares, geofísicos y geógrafos.

La nieve

Muchos picos están cubiertos de nieve durante todo el año, no obstante, el invierno es la mejor época para esquiar y hacer snowboard. Hay algunos entusiastas dispuestos a subirse a la montaña de más de 5.000 metros de altura para descenderla esquiando. Aunque a esta altura no haya pistas.

La guerra

El Cáucaso ha sido un campo de batalla durante gran cantidad de siglos. Se trata de una región crucial estratégicamente que ocupa un estrecho cuello de tierra entre dos masas de agua.  Constituye una de las dos maneras de llegar a Oriente Medio por tierra desde Europa. Los comerciantes podían elegir entre tres rutas poco atractivas: cruzando los Balcanes y Turquía, a través del Cáucaso o por mar. En los viejos tiempos, esta región formó parte del Imperio Ruso, del Janato de Crimea, del Imperio Otomano y de Persia, así como también acogió multitud de estados independientes. A lo largo del siglo XIX el Cáucaso constituía el campo de batalla para los diferentes actores que luchaban por obtener acceso al mar Caspio. La época soviética fue la única en la que no hubo guerras en la región. Algunos académicos lo atribuyen a la razonable política étnica de la Unión Soviética, mientras otros argumentan que el régimen socialista usaba una férrea táctica para mantener a los locales a raya, una estrategia que desembocó en una grave escalada de la violencia en la región inmediatamente después de la caída de la Unión Soviética.

El Dzhigit

Esta palabra se utiliza para describir a los jinetes más hábiles del Cáucaso. También existe el arte de la “dzhiguitovka”, la representación de técnicas de montar y de trucos realizados sobre el caballo. A principios del siglo XX,  Europa y a los Estados Unidos importaron la “Dzhigitovka”, poniendo las base del estilo de montar “occidental” y los saltos de cosacos.

Los montañeses

Sólo hay dos regiones en Rusia donde viven montañeses: el Cáucaso y la República de Altái. Son gente independiente, con sus propios códigos de honor, moralidad y ética. Tienen un  estilo de vida tradicional. Por ejemplo, para un montañés es inconcebible insultar a una mujer, y si alguien se toma la libertad de decirle algo irrespetuoso a una en su presencia (especialmente un familiar), va a considerarlo como una cuestión de honor y hará que, o se arrepienta de sus palabras o le dará una lección. La familia es, en gran medida, patriarcal. Los jóvenes obedecen a los mayores y las mujeres obedecen a los hombres. Sin embargo, son las mujeres las que gobiernan en casa y las opiniones de los hombres no se toman en cuenta a la hora de organizar la vida familiar o de dar la bienvenida a los invitados.

 

Islam

El Cáucaso es una de las pocas regiones en Rusia donde el Islam es predominante. Aunque el Islam que se practica aquí es diferente del que se practica en otras repúblicas rusas, como Bashkortostán o Tartaristán, donde hay una fe más tradicional. El Islam caucásico se basa en la tradición sufí, que pone énfasis en la meditación y en la espiritualidad, pero sus seguidores tienden actualmente hacia una tendencia más conservadora, que hace una interpretación de la  sharia más estricta. Las creencias religiosas han jugado un papel muy importante en los conflictos de la región.

La cocina

Aunque el Cáucaso sea una región relativamente pequeña, su cocina es excepcional y se convirtió en una de las cocinas dominantes de Rusia. Los platos de la zona son tradicionalmente ricos en especias, hierbas y pimienta.

Shashlik: carne marinada y asada en una brocheta. El shashlik clásico es de cordero, pero también se utiliza carne del cerdo, la ternera, pollo e incluso pescado.

Jachapuri: receta georgiana de masa con queso hecha en el horno. Existen muchas variedades de jachapuri, el más conocido es el clásico jachapuri (relleno con queso), Adjarian jachapuri (la masa en la forma del barco y cubierta con huevo crudo) e Imeretian jachapuri (con dos capas de queso).

Satsivi: pollo guisado en salsa de nuez y granada. El satsivi clásico se sirve frío.

Mamaliga: papilla a base de harina de maíz con queso blanco. En algunas zonas, la papilla es tan espesa que se puede cortar con un cuchillo y comer con las manos.

Lobio: frijoles cocidas con la salsa de nuez y diferentes especias.

Tkemali: salsa agridulce de ciruela y cereza. Puede ser de color rojo o verde.

Adjika: también llamado “sal de Abjasia”. Es un aliño muy picante y salado de color rojo hecho a base de sal, pimienta roja, cilantro, eneldo y perejil.

Dolma: hojas de parra rellenas de carne picada y hierbas guisadas en su propia salsa.

Jarcho: sopa caliente con grasa del hueso de cordero.

La hospitalidad

La hospitalidad es un rasgo característico de los montañeros del Cáucaso. Existen tradiciones de bienvenida en todo el mundo pero aquí es algo primordial. Un montañero ofrecerá a su invitado la mejor cocina que tenga, incluso si para ello tiene que sacrificar el último cordero o usar la poca harina de la que dispone. “Aquí (en Chechenia) la hospitalidad es muy importante. Cualquier persona en Rusia lo sabe, es como una especie de leyenda en nuestro país. Yo sé que si usted entra por casualidad en casa de alguien, no le preguntarán nada y le darán una bienvenida de corazón”, dijo Valentina Matvienko, presidente de la Asamblea Federal durante su reciente visita a Chechenia.

 

Las vacaciones

Cuando el Cáucaso se convirtió en parte de Rusia, se transformó en un centro turístico. En un principio la región era accesible solamente para la aristocracia, pero más tarde empezaron a llegar turistas de todos los estratos sociales. Rusia es, en general, un país con un clima frío, y el Cáucaso es la región más cálida y más meridional. Después del clima continental moderado de la parte europea del país y el clima extremadamente continental de Siberia, el tiempo subtropical del Cáucaso es un paraíso para los que no pueden permitirse el lujo de ir a los centros turísticos más alejados. Esta relativamente pequeña región ofrece una gran variedad de actividades de ocio: tiene salida a dos mares, montañas, valles y una cocina especial. “Aquí tenemos una naturaleza preciosa, monumentos históricos, hierbas terapéuticas únicas y agua. Cerca de estos lugares hay ciudades con una buena infraestructura y las vacaciones son más baratas que en la mayoría de las regiones montañosas del mundo”, dijo Ahmed Palankoev, legislador de la región. De todas maneras, el hecho es que todavía hace falta desarrollar la infraestructura turística, los hoteles, las carreteras, las pistas de descenso o las playas con instalaciones turísticas. Las autoridades locales planean tratar de resolver este problema en un futuro próximo. Además, los gobernadores de las regiones y las repúblicas de esta zona están trabajando junto con la empresa “Centros turísticos del Cáucaso del Norte” y la corporación para el desarrollo del Cáucaso del Norte para mejorar la infraestructura local.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies